Saleta Castro vuelve a competir en una prueba de larga distancia para representarnos en un campeonato del mundo tras casi dos años de su última competición.

Su última competición en la distancia fue en Ironman Frankfurt donde conseguía una meritoria quinta plaza. Era el año 2019 y por el camino han sucedido muchísimas cosas, una pandemia entre ellas, que han aplazado este nuevo encuentro entre nuestra gallega y la larga distancia.

Por el camino ha podido ponerse a prueba en el circuito XTERRA con una primera plaza en tierras lusas, en una prueba en la que ya demostró su motivación y su momento de forma

En una conversación con Saleta confiesa llegar en un buen estado de forma y que aspira a mejorar la novena posición que consiguió en el último mundial en su tierra, Galicia, aunque sabe que hay rivales de mucho nivel que no harán fácil que consiga su objetivo.

“Llego super motivada y he hilado 10 semanas de buenos entrenamientos desde que arranqué con Victor Arroyo como entrenador. Además el compartir competición con él es un extra de motivación”

Saleta confiesa estar algo nerviosa ante su vigésima prueba de larga distancia. A pesar de su dilatada experiencia, los dos años de parón no pasan inadvertidos para ella.

“Estoy muy contenta de representar a España y me gustaría que se reflejara en la carrera el esfuerzo y los entrenamientos que hemos realizado estos meses aunque ya sabemos que una prueba de larga distancia puede pasar de todo. Si salen los números y disfruto la carrera habremos conseguido el objetivo”

 

Comentarios

comentarios