Publicidad

Si alguien tiene pasión por el triatlón, esa es Saleta Castro. Vive, entrena y descansa para ese deporte completo, duro y sobretodo que la llena día tras día. Saleta es gallega de nacimiento pero de Lanzarote por adopción. Desde su primeras Ironman allí, se ha adueñado de la isla. Ella es una atleta decidida y luchadora, y tiene entre ceja y ceja un solo objetivo: la meca del triatlón, el Ironman de Hawai. Este año no ha podido ser, pero la triatleta española ya mira de frente el 2016 para su debut en el paraíso, Hawai.

El esfuerzo y la constancia son sus dos aliados en su que hacer. Ambos la ayudan a estar totalmente en forma en los entrenamientos y en carrera, y es que esta chica es fortísima física y mentalmente. Es por ese motivo que Saleta Castro es el referente del triatlón femenino español en larga distancia.

La reina de la resistencia cierra esta temporada con un sabor agridulce. Por un lado esta contenta con sus resultados, pero por otro lamenta haber competido menos de lo que esperaba. Firmó una quinta plaza en el Ironman de Lanzarote y un bronce en Zarautz. Hacer un podio en esta última prueba en Euskadi le hacía especial ilusión, al ser una carrera tan típica. Aún así, Hawai era su reto, pero de momento tendrá que seguir intentándolo. Al fallar en el Ironman de los Cabos, y llegar en el puesto número 15 se quedó sin opciones de entrar para el Campeonato del Mundo Ironman.

Saleta Castro es una chica de competición, la adrenalina que desprenden y las sensaciones que le dan las carreras la tienen enganchada des de que era prácticamente una niña. Es por esa razón que al haber acortado la temporada este año, enfoca el 2015 con muchas ganas y sobretodo compitiendo más. Esta temporada la triatleta quiere centrarse en el segmento de ciclismo y hacer una buena base de entrenamientos para intentar alcanzar el punto que cree que le falta para Hawai. A partir del 1 de septiembre su preparación será específicamente para sumar puntos para subir en el ranking y llegar a competir en Hawai en 2016.

Por lo tanto, la temporada se basará en entrenamientos y también carreras. La primera será el 8 de marzo, el Tri Santa Cruz Endurance Triathlon, un triatlón de distancia half en Tenerife. A finales de mes, concretamente el día 21, disputará el Lighthouse en Fuerteventura, una prueba olímpica sin drafting. El 2 de mayo Saleta vuelve a Lanzarote, en la prueba Volcano un triatlón también sin drafting. Se quedará en Lanzarote hasta el 24 de mayo que volverá al Ironman de Lanzarote donde seguro que intentará estar entre las primeras. Aún tiene que planificar el verano, donde cree que hará algún half entre julio y agosto. A final de temporada disputará el Ironman de Mallorca, el Campeonato de España de Ibiza de larga distancia y el Ironman de Cozumel.

Publicidad

Intentará conquistar todas esas pruebas pero sin lugar a dudas, su objetivo final es el padre de todos los “Ironman”, el de Hawaii. Ánimo Saleta, ¡a por Hawai!

Foto: saletacastro.es

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí