Llega la época de salidas largas del fin de semana, parando al café, y sin pensar en números ni apretadas. Por ello, es el mejor momento para dejarnos llevar por la aventura, así que debemos estar preparados

Primer paso: Preparar la bici

De nada nos servirá que vayamos a pedalear full equip, si nuestro instrumento no está afinado. Eso implica:

  • Revisar el estado de las cubiertas y la presión (recordando bajarla ligeramente si esperamos que el asfalto esté mojado o las condiciones de adherencia no sean las ideales).
  • Si tenemos una bicicleta con cambio electrónico, comprobar el nivel de batería de nuestra unidad, no hay nada peor que quedarse sin energía en la transmisión en el final de nuestro entrenamiento.
  • Revisar que los portabidones están bien anclados al cuadro, lo mismo que con cualquier extra que llevemos con nosotros: Bolsa en el manillar o bajo el sillín, espacios de almacenamiento típicos de las cabras… etc.
  • Un último aspecto, no tan importante pero sí recomendable, es llevar la bici limpia. Quizás no te hará ir más rápido, pero asegurarse de que el barro no es el que esté montando nuestra máquina, dará muy buena imagen del ciclista que pedalea sobre ella.

Los esenciales

  • Kit anti pinchazos. La misma independencia que nos da la bicicleta a la hora de hacer deporte, nos puede jugar una mala pasada si no traemos con nosotros todo lo necesario en caso de uno -o más- pinchazos.

En el caso de que rodemos con cubierta y cámara, deberemos llevar: palas extractoras para retirar la cubierta y colocarla; una o dos cámaras de repuesto; bomba de mano o cápsula de CO2 y adaptador para el obús. Otra opción recomendable, es hacerse con unos parches que

Si usamos tubular, deberíamos comprobar antes de salir que nuestra llanta cuenta con suficiente líquido en su interior para tapar el orificio dónde se está perdiendo aire.

  • Llave multi herramientas. La mejor aliada para cualquier tipo de reparación imprevista. Desde la rotura de una cadena, hasta el ajuste de cualquier clavo de toda la bici. Aunque no la sepamos utilizar -que debemos- siempre podremos pedir ayuda a un ciclista que pase por ahí.
  • ‘Quick-link’ o eslabón rápido. El salvador de desastres. Una pieza tan pequeña que permitirá unir la cadena en caso de que esta se rompa. Si nuestra multi herramientas cuenta con troncha cadenas, podremos salvar la salida y continuar con nuestra aventura.
  • Dinero en efectivo o tarjeta, lo ideal sería llevar ambos por si algún lugar no dispone de todos los métodos de cobro
  • Crema solar. Sea la época que sea, si estamos mucho rato al sol, nos vamos a quemar, y por lo tanto, acabaremos deshidratado

Nutrición e hidratación

  • 1 o 2 bidones, preferiblemente, conteniendo uno de ellos algún tipo de mezcla de sales o bebida energética, para ir reponiendo electrolitos y mantener los niveles de glucosa al paso del tiempo.
  • Avituallamiento sólido. Barritas, gominolas, plátanos, frutos secos, pastelitos… Cualquier cosa que tenga un buen aporte en carbohidratos, a poder ser de rápida absorción. Si paramos al café, podemos añadir algún dulce para seguir adelante.
  • Pastillas de sales. Por cada 2h30′ de esfuerzo prolongado, el cuerpo ha consumido no sólo agua, sino que también electrolitos que deben ser repuestos. Las pastillas evitarán que suframos de tirones y rampas.

Abrigo

1a capa: Térmica ligera, puede ser una de rejilla si el clima y la temperatura no es muy severa. Retendrá el sudor y nos mantendrá lo más frescos posible

2a capa: Maillot largo, con el interior afelpado o no, dependiendo de si vamos a tener sol que irá calentando durante una salida más llana, o si vamos a estar subiendo y bajando

3a capa: Chaleco paravientos. Con o sin mangas. De las mejores piezas con las que nos podemos hacer si vamos a variar de terreno en la salida, y no queremos morir congelados

2a/3a capa bis: Chaqueta de lluvia. Acostumbra a combinar tecnología de paravientos, interior afelpado, junto a una capa hidrófuga que repele el agua. Una opción aparatosa si la temperatura escala, pero ideal para los días más duros. Hay marcas que ofrecen varios tipos de chaqueta, como la Klod de Inverse.

Para los días de entretiempo, podemos optar por un maillot largo, encima de uno corto, con lo que podremos rodar a pleno rendimiento en el momento del calentamiento, durante el entreno, y si tenemos que afrontar un descenso

Culotte largo o corto. Eso dependerá del gusto del deportista. Existe la posibilidad de vestir culotte corte y de ponernos unas perneras para poderlas retirar si el calor hace acto de presencia.

Calcetines largos, importante que la zona del pie quede protegida del frío o el viento que pueda filtrar la zapatillas. Nada más engorroso que un pie ”muerto” al pedalear.

 

 

Comentarios

comentarios