Publicidad

El triatleta Sam Long quedó segundo en el pasado Ironman 70.3 St George, en una emocionante carrera en los últimos 5 kilómetros que discernió por un ganador. Este fue el momento más crucial que permitió al canadiense proclamarse victorioso tan solo por un margen de cinco segundos. En un vídeo de Youtube, Sam Long explica los verdaderos motivos que le hicieron perder en Utah. 

En un vídeo de más de 20 minutos, el gran atleta nos explica todos sus pensamientos, dudas y motivaciones que surgen durante una carrera como esta. “Mucha gente ha considerado este final uno de los momentos más épicos del triatlón desde hace décadas”, confiesa Long, encantado del apoyo y recibimiento que recibió los días después a pesar de no ganar el Ironman.

De vuelta a su casa en Colorado, el atleta afirma que ha estado pensando mucho sobre la carrera estos últimos días y sobre qué podría haber hecho diferente para proclamarse ganador. En primer lugar, cabe destacar su sorprendente entusiasmo frente al tramo de natación. “Mucha gente decía que era malo nadando, que nunca lo conseguiría… fue una motivación y una presión a la vez que realmente disfruté y que me ayudó a nadar mejor, me ayudó a centrarme y conseguirlo”. A pesar de ello, Long se niega, por el momento, a desvelar más sobre sus nuevas estrategias en la natación, porque como comenta “todavía hay muchos PROs por ahí que buscan soluciones, así que lo guardaré como un secreto”, bromea frente la cámara.

Publicidad

Los dos verdaderos motivos que hicieron perder a Sam Long 

La versión del perdedor es mucho más realista de lo que pensaríamos. Durante los últimos metros finales, Long confiesa que “oía a la gente animando a Lionel. Solo podía pensar que el público pensaba que Sanders era mejor que yo”, cosa que le causó serias dudas durante la carrera. No obstante, también añade que “seguramente Sanders también escuchaba solamente a la gente animándome a mí”, sugiere entre risas.

“La situación era complicada. Siempre quedan dudas cuando compites contra alguien al que siempre has admirado”. De hecho, Long fue a verle competir hace años, era uno de esos del grupo de edad en 2015 cuando Sanders ganó esta misma carrera y nunca se hubiera imaginado que, 6 años después, pelearía hasta el final junto a uno de sus ídolos. El momento más crítico para Sam fue, tal y como dice él, pasada la T2, cuando Lionel Sanders le sacó subiendo 3 kilómetros y pensaba que nunca lo remontaría. Aun así, lo consiguió, pues se ciñó a su plan y se dijo “Vamos, Sam, nadie corre cuesta abajo mejor que tú”. Y definitivamente lo consiguió.

Sim embargo, era evidente que a Sanders le quedaban más fuerzas en los últimísimos metros de la carrera, pero el momento del que más se arrepiente Long es de coger una botella de agua y echársela por encima en el avituallamiento. “Ese fue mi gran error”, afirma convencido Sam Long.

 

Publicidad