El canadiense ha publicado los datos de su estado de forma, en la que es su 2ª fase de entreno, ‘la olímpica’, con objetivo Kona

Está claro que Frodo llega como una moto al Challenge Miami. Un triatleta de su nivel tan solo sale a torear si está en plenitud de forma, y todo parece indicar que la prueba que estrena el calendario internacional, va a ser un ‘chorreo’ del triple campeón mundial.

Sin embargo, hay una persona que puede poner en apuros al alemán de no tener el mejor día, y ese es Lionel Sanders. Recordamos que Frodeno ha estado 3 días sin saber si podría competir este viernes en Miami, por lo que el grado de concentración del ‘capo’ de la Comuna podría verse mermado ligeramente.


Camino a la mejor versión en carrera de Sanders

Finalmente, parece ser que el de Canyon ha encontrado la clave para afianzar su natación  y luego de exhibir un buen tiempo en un control de 1000 yardas, el día de su 33º cumpleaños (11:48 que da un ritmo de 1:17/100m).

Un logro que ha conseguido después de centrarse durante un mes y medio en su natación, haciendo hincapié en mejorar su estilo boxeador con el que ”aporreaba” el agua, para empezar a sentir el flow que un estilo de crol rápido requiere.

El siguiente paso, ha sido el de mejorar su consumo de oxígeno para poder correr mucho más rápido y con más soltura a ritmos fuertes. Su reciente entreno de 2x5000m en 15’53” y 15’23” lo confirma.

En este bloque ‘Olímpico’ el volumen general ha sido bastante inferior al que Lionel acumulaba en el camino a un Half en las temporadas anteriores. La adaptación muscular requerida para acometer ritmo más altos también ha sido clave en la preparación.

Y es que el mismo Lionel ha reconocido que quiere llegar a correr los 21km finales de los MD por debajo de 3’20”/km. Un ritmo que lo permitiría luchar contra la finura de los ITU’, que ya hemos visto que son capaces de volar raso en el segmento final de carrera a pie (Iden, Blummenfelt, Noya, Frodo…).

Por lo que respeta al ciclismo, el subcampeón en Kona va a confiar en su ‘casta’ para como mínimo, bajarse a correr con garantías de que podrá pillar puestos en los últimos kilómetros de la contienda.

Algo que ya ocurrió en Daytona, dónde finalizó cuarto después de ser uno de los grandes remontadores de la jornada -luego de dejarse un mundo en el agua-.

De hecho, el trabajo sobre la cabra se ha centrado en conseguir desarrollar el máximo de tiempo cerca del FTP, haciéndolo siempre acoplado. Algo que se trasladará el día de la competición, ya que la potencia media estará entorno al 90% de su umbral en la mayoría del tramo ciclista.

Igualmente, hay que recordar que la carrera en Miami va a ser más explosiva que un Half.

Las distancias oficiales son de 1.6km de nado, 62.7km en bici y finalmente, 16.9km a pie. Habrá que correr, y mucho…


¿Porqué Lionel tiene tantos altibajos?

El problema de fondo con Sanders es que el de Windsor es muchas veces ineficaz -o incapaz- de conducir toda la potencia de su motor a los movimientos cíclicos que requiere la natación, el ciclismo o la carrera a pie.

Un hecho que en sobre la bicicleta se disimula, ya que el gesto técnico necesario es ínfimamente inferior al que empleamos al correr, y aún más al nadar.

Por ello, el hecho de estructurar la temporada en base a la mejora disciplina por disciplina, fijando metas que se traducen en ser un mejor nadador, ciclista y atleta en seco, pueden terminar por dar rienda suelta al V8 que tiene ‘bajo el chasis’.

Para ver la lista completa de participantes, click aquí.


 

Comentarios

comentarios