Publicidad

La triatleta de Vilafranca, vuelve a la competición después de un parón de más de un año

Sara Löehr es a día de hoy, una de las atletas con un palmarés más extenso de nuestra casa, con títulos de Campeona de España, victorias internacionales en 70.3, así como de grandes nombres del calendario nacional, hacen del currículum de Sara, uno de los más preciados del triatlón español.

Después de atravesar un 2019 apartada de los focos de la alta competición, Sara se encuentra con energías renovadas para volver al ring.

Los pilares son los mismos, aunque con novedades en su camino. Junto a su entrenador y pareja, Rodrigo Torres, tienen por delante el deber y la ilusión de volver al nivel que la catalana sembró después de muchos años de dedicación plena a este deporte.

Publicidad

Ambos triatletas cierran una etapa en el club RCK3TS – que ellos mismos fundaron – el cual cosechó notables resultados en el panorama catalán, para dar vida a otros proyectos personales.

Un nuevo club en España, el Saltoki Diquesí Trikideak, le servirá a Löehr como plataforma para tomar contacto de nuevo con el rigor y la exigencia de la competición, ya que lo más seguro es que la veamos corriendo pruebas del calendario de liga nacional, tanto de triatlón como de duatlón, ya que Sara es especialista en ambas disciplinas.

Además, veremos a Sara regresar al Grand Prix francés, donde seguirá militando en las filas del Montluçon, con el que se batirá, una vez más, contra las mejores duatletas del mundo en un circuito profesional.

Aún no ha cerrado ninguna cita importante, pero según su rendimiento y sus ganas, no descarta correr algún half; distancia sobre la que nos ha dado muchas alegrías.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Löehr vuelve para demostrarse a si misma que tiene mucho más que ofrecer en el deporte. El 2019 ha sido un año duro después de que la anterior temporada se viera obligada a dar por terminada la campaña aunque los resultados no fuesen malos.

Esta es la triste realidad del triatlón en nuestro país, cuando un triatleta pone todo de su mano para dedicarse plenamente al deporte, puede llegar a sentirse como si caminase en una cuerda floja, donde un paso en falso –sea una lesión, enfermedad o circunstancia parecida – te puede dejar vendido y fuera de juego.

La estabilidad y la economía se convierten en aspectos muy volátiles cuando no eres el nº 1 del mundo, y muchas veces el sacrificio que uno da para alcanzar sus metas, es insuficiente para vivir del triatlón. Momento en el que algunas marcas deciden premiar antes a pseudo-influencers-deportistas antes que a los que realmente transmiten pasión y resultados plausibles para dichas empresas.

Sin embargo, Sara ha sabido reconducir su vida después de colgar las zapatillas, sigue vinculada al mundo del deporte de manera profesional y gracias a la experiencia que atesora después de tantos años en la élite, asesora a deportistas y populares que buscan material y consejos para competir, o simplemente mejorar su salud.


Os dejamos con su último post de Instagram y aprovechamos para desearle toda la suerte del mundo en esta nueva etapa, ¡Que esperemos que esté cargada de éxitos, a por todas!

https://www.instagram.com/p/B6SsNzVod0y/

 

Publicidad