Foto @dilts_brian
Publicidad

Si hace unos días nos hacíamos eco de la desgracia de Sara Pérez Sala al recibir fracturada su CANYON por parte de la compañía AIR CANADA, hoy la catalana ve la luz al final del túnel gracias a una gestión in extremis de la marca alemana.

Es sabido el tremendo esfuerzo que está haciendo Sara Pérez Sala y su entorno por hacerse un hueco (aún más amplio si cabe) en el triatlón internacional. En este camino la empresa Air Canadá puso una piedra en el camino entregando fracturada su CANYON a nuestra embajadora.

Al detectar este incidente y a escasos días para la competición, Sara nos comenta en declaraciones en exclusiva, que contacto con la marca alemana en España para exponer lo sucedido y que éstos han movido cielo y tierra para poner solución y que Sara pueda competir con una Canyon este próximo fin de semana.

Publicidad

En el primer momento lo pasé fatal pero desde el momento que CANYON me comentó que intentarían ayudarme, he estado muy tranquila. Hemos estado en contacto todo el fin de semana con los responsables de España e internacional y sabía que podríamos poner solución.

Así nos contaba la experiencia Sara Pérez Sala que, tras el susto, la indignación y los malos momentos ha podido comprobar como su patrocinador se ha mojado por ella y su trabajo y han conseguido enviarle un cuadro a Edmonton. Además CANYON ha conseguido una tienda que montará a Sara sus componentes y preparará la SPEEDMAX para que su patrocinada saque el mejor partido y nos pueda ofrecer su mejor versión.

«Estoy intensamente agradecida con el trato de CANYON y me siento una privilegiada. De veras no tengo palabras para dar las gracias»

Y no es para menos porque tras la mala praxis de AIR CANADA rompiendo la bici, el ejemplo de CANYON de trabajar por su embajadora, mover cielo y tierra y poner su maquinaria internacional en marcha es de agradecer, para Sara y para los amantes del triatlón.

Comentarios

comentarios

Publicidad