Publicidad

Fortaleza, constancia, esfuerzo y pasión por el triatlón. Cuatro piezas clave para el retorno de Tamara Gómez. Presa de las lesiones, a la ilicitana le ha tocado vivir este año el lado amargo del deporte. Aún así, su resurgir será más fuerte y sus resultados tendrán aún mejor sabor. Su objetivo, los Juegos de Río 2016. La firme realidad del triatlón femenino español vuelve a la competición con las pilas cargadas y la mirada puesta en la competición.

Del sueño a la pesadilla. El 2013 fue para Tamara un año donde se reafirmó como una de las grandes esperanzas del triatlón español de cara a los Juegos Olímpicos de Río. Firmó una sexta posición en el Mundial sub-23 y un quinto lugar en el Campeonato de Europa. Su trabajo tuvo resultados y su meta se vislumbraba un poco más cerca. En febrero llegó su desgracia, una lesión que arrastraría todo el año y que no le permitiría apenas competir. Llegaba el año del horror, el 2014. Pese al dolor y la rabia, Tamara es luchadora de serie e intentó competir hasta decir basta. Fue a las Copas del Mundo de Australia y Nueva Zelanda pero lo único que sacó de los viajes fue empeorar.

Pese a todos los obstáculos, la ilicitana sigue luchando por su gran meta, Río. Tamara está de vuelta, y además viene pisando fuerte. Se reencontró con el nivel a lo que nos tenía acostumbrados llevándose la plata en el Campeonato de España en distancia olímpica, que ganó su compañera de equipo y gran amiga Miriam Casillas. Además, la isla mejicana de Cozumel esperaría a Tamara con los brazos abiertos al paraíso. Una sexta plaza en la Copa del Mundo de Cozumel le hizo ascender 108 posiciones en el ranking mundial, sumar sus primeros puntos para su clasificación olímpica pero, sobre todo, le sirvió para volver de lleno a la élite y a los altos puestos internacionales.

Por último, Tamara Gómez se enfrentó a la Copa del Mundo de Cartagena de Indias, en Colombia. Hizo un discreto 18º puesto, debido a que se resintió durante la prueba de la lesión que arrastraba en el sóleo. Eso le impidió escalar más posiciones. A pesar de ello, volvió de Colombia como la mejor española de la tabla habiendo superado a Carolina Routier, que era quien la lideraba.

Empezó entonces un período de descanso en el que se centró en su recuperación. Tamara valora el 2014 como “una temporada de ejercicio mental. Le ha servido para aprender a tener muchísima paciencia, para tomarse las cosas con otra filosofía y para sacar la parte positiva de los problemas. También le ha ayudado a darse cuenta de lo que quiere hacer, de dónde quiere llegar y de que quiere luchar por ello.

Publicidad

Luchar pues es de lo que se trata, y Tamara viene ya con las pilas cargadas y bien equipada con la marca New Balance, que ha apostado por ella esta temporada. Su calendario se basará en Copas del Mundo y Series Mundiales, ya que su objetivo es obtener el máximo de puntos para su clasificación olímpica. La ilicitana descorchará el 2015 recuperada, con fuerza, muchísimas ganas y con la mirada puesta en Río 2016. ¡Vamos Tamara!

Foto: ITU

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí