Quinn Simmonds ha sido despedido de forma fulminante por su equipo por comentarios incendiarios en las redes, pese a tener contrato hasta 2021

El Campeón del Mundo junior en 2019 podría haber arruinado una prometedora carrera en el pelotón profesional, justo antes de que esta empezase.

El estadounidense, habría firmado un contrato con el Trek Segafredo por dos años, en los que iba a participar en carreras de primer nivel, aunque esta relación parece haber llegado a su fin después de que Simmonds faltase al respeto a otros usuarios de Twitter, con actitudes y comentarios racistas.

El ciclista mostró soporte a Donald Trump, y ante la queja de un periodista, Simmonds se despedía de él adjuntando un emoji negro, muy mal visto en la comunidad de internet.

Además, No es la primera vez que el jóven corredor se ve envuelto en un asunto de racismo. Ya que hace unos años, él mismo se atrevió a faltar al respeto por mensaje privado a Cory Williams, una perla del ciclismo estadounidense -y de raza negra- que acusaba a la federación de haber sido apartado de la alta competición y de oportunidades, en favor de ciclistas blancos. Simmonds simplemente le reprobó que no era suficientemente rápido y bueno para gozar de esos puestos.

Asimismo, la polémica se ha visto avivada por el hecho de que Trek ya había sido señalada por dar soporte a la policía americana, un sector que precisamente está en el ojo del huracán por cuestiones etnicistas.

Unos tweets que Javier Gilabert, recogía en su Twitter:

El comunicado del Trek rezaba lo siguiente:

“Lamentablemente, el ciclista del equipo Quinn Simmonds hizo declaraciones que consideramos divisivas, incendiarias y perjudiciales para el equipo, el ciclismo profesional, sus fans y el futuro positivo que esperamos ayudar a crear para el deporte”, dijo el equipo.

“En consecuencia, no correrá con Trek-Segafredo hasta nuevo aviso”.


Comentarios

comentarios