Publicidad

Karim El Hayani corrió en un lago de Quebec los 21.097m en 1h37’54”, un reto que hasta ahora nadie había logrado

Si ya de por si correr rápido a temperaturas por debajo de los -13ºC ya es tarea difícil por la dificultad de sostener la temperatura corporal, hacerlo descalzo, sobre hielo y nieve, lo hace aún más épico.

Esta gesta la ha logrado Karim El Hayani, un fuera de serie en la especialidad de correr descalzos, en tiempos donde el maximalismo y las placas de carbono están a la orden del día.

En triatlón nosotros tenemos la figura de Iván Raña, al que hemos visto correr en multitud de ocasiones sobre el pavimiento volcánico de Canarias, pero nunca sobre una superfície helada.

En la noticia que nos incumbe, el récord de media maratón ‘helada’ se logró en el lago Beauport, en Canadá.

Publicidad

Las irregularidades y cambios de terreno, obligaban a El Hayani a modificar su estrategia en tiempo real, puesto que este tipo de carreras se asemeja más a un sorteo de azar: “Tenía que subir y bajar el ritmo de acuerdo a la superficie. Correr sobre el hielo fue lo más difícil. Cuando pones el pie, se te pega un poco. Lo que más me inquietaba era no superar la marca frente a tanta gente que estuvo presente apoyándome. No quería fallarles”, aseguró el atleta hispano-marroquí a EL PAÍS.

A pesar de que la pandemia cancelara sus objetivos para el 2020, El Hayani no es para nada un allegado al mundo del barefoot. El atleta corrió hasta los 13 años sin zapatillas, por lo que su gesto natural de carrera es digno de análisis para los más ‘puristas’.

El récord anterior lo tenía Win Hof desde 2007. Aquél día, el neerlandés corrió la media en 2h 16m 34s. “Quería intentarlo en 2022, pero hace unas semanas hice un entrenamiento de 13 kilómetros y sentí que estaba preparado”.

El Hayani llegó a España enganchado en los bajos de un camión y se ha labrado una carrera como deportista, cumpliendo así el sueño de un chico de Tánger, que como el resto de sus compañeros, corría descalzo porqué “así es como se lleva haciendo toda la vida”.

Fuente: El País


Publicidad