Publicidad

Las universidades de Georgia y Florida publican estudios defendiendo que el cambio horario podría llegar a influir en un crono hasta 12 minutos más lento en maratón, para algunos runners

Muchas veces decimos eso de “yo rindo bien en las mañanas” o “yo soy un murciélago” sin saber realmente si realmente nuestros ciclos vitales.

Está claro que un cambio horario siempre va a alterar nuestro sueño. Sin embargo, los estudios de los que vamos a hablar se centran en otros aspectos del rendimiento en runners.

Se trata de una investigación que ha tomado pruebas durante 18 años, que se disputaban en días diferentes, cayendo muchos de ellos en el mismo día del cambio horario.

Publicidad

La conclusión era demoledora. Las maratones que caían después de avanzar la hora (cómo sucedió ayer), tendían a ser hasta más de 12 minutos más lentas, de media, respecto a cuando estas se corrían en horario de invierno. Correr las pruebas en el día en el que se retrasa la hora, parece no tener ningún tipo de efecto.

PUBLICIDAD – SIGUE LEYENDO DEBAJO

Todo ello se debería, en mayor parte, a la falta de sueño o a la necesidad de readaptar los ciclos circadianos a una hora más tarde. Algo que le supone un esfuerzo extra al organismo, ya que no irá de la mano con la puesta y salida del sol, que marcan estos ciclos de manera natural.

El cambio de humor parece tener un efecto negativo también, sobre el tiempo final en maratón, ya que notaremos que nos cansamos antes. Lo ideal para contrarrestar estos efectos adversos, sería ir haciendo el cambio progresivamente, durante una semana o 10 días en los que se puede mover todo el horario hasta 10 minutos antes, para que el día de la carrera, nada nos pille por sorpresa.

Evidentemente, también es tarea de los organizadores, el hecho de no colocar una carrera con grandes aspiraciones de récord, si cae encima de un cambio horario.

 

Publicidad