Publicidad

La aplicación Bike-Distance medirá la distancia exacta que existe entre el ciclista y el vehículo que lo adelanta

Esta idea revolucionaria se trata de un programa que mediante conexión a un dispositivo instalado en la bici, mide – apoyado en unos sensores – la distancia que deja el vehículo que sobrepasa al ciclista en el momento del adelantamiento.

El proyecto ha sido ideado y ejecutado por la Escuela Superior de Ingeniería Informática de la Universidad de Vigo en colaboración con la Fundación ADO Moure Pro Deporte.

Por el momento, la app se encuentra en fase de desarrollo y test en distintas localidades españolas, pero en un futuro no muy cercano, empezarán las pruebas con usuarios externos al proyecto.

Publicidad

El artilugio detetcta infracciones

El dispositivo que medirá la distancia, se encargará de registrar los valores en su memoria y trasladarlos a la aplicación.

En el caso de que durante el adelantamiento, no se respete el metro y medio, se procederá a la captura de imagen para registar la matrícula y alertar a las autoridades.

Pantalla principal de Bike-Distance. (Carlos Moure)

“Ahora toca seguir mejorando su integración para el funcionamiento en un dispositivo único con la incorporación de una cámara de vídeo al sistema” Son palabras de los encargados de la supervisión del proyecto.

Los siguientes pasos serán la integración de un todo-en-uno, y la posterior salida al mercado masivo para reducir al máximo la tasa de mortalidad en las carreteras.

El máximo responsable de la Fundación ADO Moure Pro Deporte, el orensano Carlos Moure, también asegura no tener “ninguna duda de que el futuro de la seguridad vial de los ciclistas pasa por la autoprotección”.


Tendrá validez legal

Aunque será necesario que la DGT autorice su uso para poder incoar expedientes sancionadores y, con ello, se facilite su incorporación en las bicicletas, se han realizado las pruebas pertinentes para designar la patente como válida para su uso en situaciones reales.

Los directores del proyecto se quejan que tanto las federaciones nacionales como la DGT han puesto múltiples impedimentos en su camino


La idea surgió en 2014

La idea de crear este dispositivo surgió en diferentes reuniones con la DGT anteriores a la Mesa Española de la Bicicleta en 2014. Se le encargó a la Fundación de diseñar un dispositivo que midiera las distancias que dejan los vehículos. al adelantar.

Durante los años siguientes, la Fundación mantuvo contactos con entes públicos y privados, sin éxito, hasta que la Universidad de Vigo se interesó por su idea y llevó a cabo el proyecto.

Sin embargo, los creadores del dispositivo han topado con toda la administración y la burocracia de la DGT que los ha ralentizado más de 4 años.

Publicidad