Publicidad

Sheyla Gutiérrez, doble campeona de España, renunciaba ayer a su subvención de la concejalía de deporte de Logroño en favor al ahogado sistema sanitario

El ciclismo femenino vuelve a ser noticia una vez más, con la misma razón que siempre, que no es otra que la de dar visibilidad a las cuestiones reales que nos incumben a todos.

La concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Logroño anunciaba ayer que la ciclista riojana Sheyla Gutiérrez ha renunciado a la ayuda concedida por el municipio para preparar su presencia en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

La corredora Movistar Team lo dejaba claro en Twitter: “En realidad el motivo es que existen otras urgencias ahora mismo. Espero que se emplee en personas que lo necesiten en estos tiempos… gracias”.

Publicidad

La dos veces campeona de España en ruta, cierra el 2020 con su victoria en La Périgord, a un sólo día, aunque de manera descafeinada. Su plan era llegar al 100% a los Juegos en 2020, pospuestos, que le dejaron un Campeonato de Europa que no puedo completar como única baza.

El palmarés de la corredora nacida en Varea es extraordinario con victorias en el Gran Premio de Plumelec-Morbihan, donde también tiene un tercer puesto reciente, Le Samyn des Dames y las generales del Tour de Zhoushan y en el Panorama Guizhou. Además, suma en su palmarés un top10 en los campeonatos del Mundo de 2016 y una etapa en el Giro Rosa.

La corredora, de 26 años, lleva casi toda su vida vinculada al deporte de los pedales, dónde a día de hoy, es el espejo de un deporte que sigue creciendo en el sector femenino, a medida que se gana un lugar entre las mejores del mundo, y reivindica el sitio de la mujer en los medios: “El ciclismo femenino es muy entretenido, la gente que empieza a ver carreras se da cuenta de que hay que estar pendiente en todo momento porque siempre pueden suceder cosas. Gracias a esa diversión nos apoyan y tenemos más medios que otros deportes femeninos”, explicaba en una entrevista para la diputación de Logroño.

Publicidad