El murciano pidió ayuda a su equipo a una semana antes de La Volta, logrando un rendimiento espectacular a sus 41 años

Con una edad en la que la mayoría de los profesionales llevan más de 5 años retirados o relegados a labores de gregarios, Alejandro Valverde sigue siendo una amenaza para cualquier corredor, sea cual sea el escenario.

Sin embargo, ‘El Bala’ veía hace unas semanas atrás, como su final como ciclista se estaba precipitando. Luego de correr la Clásica Almería y de no encontrar las mejores sensaciones en el UAE Tour, el Campeón del Mundo llamó a los ‘capos’ del Movistar para pedir ayuda.

Que alguien de la entidad de Valverde, con toda una vida dedicada a cuidarse y a preparar su cuerpo para las batallas más árduas del calendario, se vea desbordado al inicio de una temporada, sorprendió a Patxi Vila.

El responsable de rendimiento del Movistar Team lo explicaba así, en un vídeo reciente de su canal de YouTube:

“En el UAE no salieron las cosas como se se esperaban, pero este señor con casi 41 años pidió ayuda. Se ha puesto las pilas dos semanas. Ha hecho un trabajo de la leche y mirar los resultados. Esto nos tiene que valer a todos”

Añadía: “Es verdad, esto es el ciclismo moderno. Un tío aplicado. 15 días al cien por cien, un kilo y medio menos, todo medido perfecto. La humildad de pedir ayuda, cómo hacemos esto. Ha pedido ayuda a la gente del equipo y el equipo le ha ayudado, esto es lo que nos tiene que valer a todos”.

Y vaya si mejoró. Desde aquella llamada, los resultados de Valverde han sido intachables:

  • Cerró la Volta con un 4º puesto, en una carrera donde el ritmo fue trepidante desde el primer día
  • Ganó el GP Indurain
  • 7º puesto en la Itzulia, aguantando en subida a una ‘moto’ como Roglic.
  • 5º en la Amstel Gold Race, ganándole al sprint a Alaphilippe.
  • 3º en la Fléche Wallonne. Esta vez, detrás de ‘Loulou’ y Roglic
  • 4º en la Liège-Bastogne-Liège, en un ‘todos contra todos’ de la fuga, dónde ganó Pogacar.

Comentarios

comentarios