Publicidad

El corredor de Canyon volvió a ser el mejor embajador ganando a WvA en La Copa del Mundo de CX en Namur, después de un enfrentamiento a la altura de los dos cracks

Cuando hace poco menos de dos meses que vivimos uno de los mejores finales de los últimos años en el Tour de Flandes, donde Van der Poel arrebató el triunfo a Van Aert tras un disputadísimo esprint final, el neerlandés y el belga han vuelto a verse las caras, en esta ocasión, embarrados hasta arriba y con un circuito de muchos menos kilómetros.

La prueba fue pura dinamita. Con un 3r integrante, Tom Pidcock -otra perla polivalente de la que oiremos a hablar en carretera- , que se quedó a poco del dúo que se jugó la palma. De hecho, estuvo fugado hasta la penúltima vuelta, dónde los dos mastodontes lanzaban un órdago para alcanzar a Pidcock y soltarlo.

Sin embargo,  Van der Poel volvió a demostrar porqué es el vigente campeón del mundo y se sacó de la chistera un ataque demoledor en las últimas curvas del durísimo circuito rompepiernas. El hueco de 3” fue apretado pero definitivo, y sentenció la primera gran carrera del que esperamos que sea un año con mucho más ciclismo espectáculo.

Publicidad

Cerramos el post con la foto que resume el gran respeto que se tienen estos dos cracks, cazados en el post meta:

Imatge

¿Volverá a lucir el arcoíris en 2021?

Publicidad