El catarí Mutaz Essa Barshim y el italiano Gianmarco Tamberi deciden compartir la medalla de oro, algo que nu sucedía desde hace 113 años. El vídeo no tiene precio

La jornada de atletismo de ayer en España, estuvo protagonizada por el genial bronce de Ana Peleteiro en triple salto, y la clasificación para la final de 800m por parte de Adrián Ben.

Sin embargo, los 100m lisos fueron el gran atractivo de la jornada, aunque el mejor momento -y quizás uno de los mejores de la olimpiada- llegó por parte de un deporte en el que normalmente se gana al adversario por antonomasia, el salto de altura.

Y si bien la noticia no lleva consigo un nuevo récord mundial –Javier Sotomayor 2,45m  en 1993- o una plusmarca olímpica –Charles Austin 2,39m en 1996- el hecho de que los valores del atletismo y los Juegos hayan sido los protagonistas, es simplemente, un regalo para todos los que sentimos el deporte como parte de nuestra vida.

Barshim y Tamberi habían fallado ambos en su intento para superar el 2,39, por lo que se quedaron compartiendo listón en 2,37 sin ninguna oportunidad más.

Dado el caso de empate, los jueces anunciaron a los atletas en tablas, la posibilidad de realizar un salto de desempate, decisión que debían tomar ambos atletas en conjunto.

El vídeo del momento habla por si solo, el catarí tan solo pregunta si en caso de no desempatar, habría oro para ambos atletas, a lo que el árbitro asiente.

La mirada, el choque de manos y el posterior abrazo quedarán en la retina de todos los que hayan vivido Tokio 2020, una olimpiada que se ha celebrado a trompicones, y donde los deportistas han sufrido sangre, sudor y lágrimas para estar en el día D.

El italiano Tamberi ya se había perdido al anterior olimpiada por lesión, y el catarí Barshim llegaba con dudas a la cita nipona después de unas dolencias físicas que le obligaron a modificar la técnica de salto.

https://twitter.com/javibermejo228/status/1421833521476292613

El bronce fue para el joven bielorruso Nedasekau, saltando también 2,37 en su último intento, en sus primeros JJOO.


 

Comentarios

comentarios