Publicidad

La marca americana ha presentado la nueva generación de su rodillo insignia, el KICKR, y de su bicicleta inteligente, la KICKR BIKE

Con motivo del 10º aniversario del lanzamiento del primer KICKR, Wahoo se ha querido regalar una de las bombas que lo posiciona en el top del mercado en términos de conectividad.

Aunque aparentemente son idénticos a los modelos anteriores, las nuevas versiones de ambos gadgets, disponen de conectividad Wi-Fi, así como otras mejoras para esta actualización de cara a la temporada que arrancará.

¿Para qué quiere un rodillo tener Wi-Fi?

Más rápido y más estable. Una conexión de 2.4 Ghz es mucho más fiable que el ANT+ o el Bluetooth que usan la mayoría de devices que trasteamos. De la misma manera, la transferencia de datos a la plataforma de entrenos que usemos, será «hasta un 65% más rápida». Una ventaja para los asíduos al juego Zwift o similares.

Publicidad

La KICKR Bike se podrá conectar a internet por medio de un cable directo de Ethernet, siendo así la conexión mucho más rápida. En ambos casos, Wi-Fi y cable, las actualizaciones de software se realizarían automáticamente.

Nuevo modo ERG

Quién no se ha bajado nunca del rodillo a llenar bidones o abrir al repartidor, y al volverse a subir no ha podido ni mover media biela.

Solucionado, el nuevo modo ERG facilitará a los usuarios una transición entre intervalos, de fuerte a suave, para que el cambio de resistencia no sea brusco. Se dejarán 10 segundos en los que la potencia irá creciendo para volver a los vatios prefijados.

Contador de kilómetros, sin trampa ni cartón

Si quieres fardar (sin mentiras) de cuanto brillo le has sacado al cassette del rodillo o de la KICKR BIKE, Wahoo incorpora un odómetro para sumar cada uno de los kilómetros que le metas entrenando en casa. Valdrá como garantía de uso paraun posible segundo comprado.

 

Comentarios

comentarios

Publicidad