Publicidad

La natación es el primero de los tres deportes que se practican en un triatlón. No se puede ganar una competición sólo con un buen parcial de nado, pero sí perderla. ¿Te has preguntado alguna vez qué potencial atlético puedes lograr en natación? Es cuestión de entrenar a medida de tus posibilidades y partiendo correctamente desde el nivel adecuado. Os avanzamos algunos consejos:

Si eres de los triatletas que se adentran en un nuevo deporte, en este caso, en la natación, sin experiencia previa, te enfrentas a un reto:importante reto: un deporte basado en la técnica, por encima de la fuerza y la capacidad aeróbica. Pero sólo es eso, un reto, que exige dedicación y tiempo. Para lograr un mejor aprendizaje será  conveniente acertar con el enfoque de las sesiones.

Lo beneficioso para aquellos nadadores principiantes será dedicar horas y tiempo a estar en el agua, para lograr ser más eficiente. Comprometiéndose unas siete horas semanales a entrenamientos de natación, estos nadadores van a notar una mejora en los tiempos, en el sentido de que pueden rebajar hasta 15 minutos respecto los parciales de su última prueba de larga distancia, y, lo más importante: conservar energía para el 90% de la carrera aproximadamente. Eso es, conseguir una mayor eficiencia en el nado.

Para este grupo de nadadores, la técnica deberá ser el primer foco de atención en el que centrarse, pues es esencial para el desarrollo de una brazada eficiente. La velocidad, a su vez, permitirá mejorar los parciales si se trabajan también una buena forma física y la memoria muscular desde el primer día.

Publicidad

En el caso de los triatletas con experiencia en natación (veáse, los que son capaces de completar el tramo de natación en el grupo medio con el mínimo gasto de energía), el enfoque de las sesiones de natación es un tanto diferente. Trabajando en el agua unas siete (o más horas por semana), se consigue rebajar entre 1 y 3 minutos respecto a sus cronos previos. Dedicar entre 3 y 5 horas semanales a la natación no será suficiente, normalmente, para mantener la capacidad actual para nadar 1,9km (media distancia), o bien 3,9km (larga distancia). 

Siguiendo en el terreno del triatlón, la natación puede ser, además, un entrenamiento cruzado. Es decir, entrenar en la piscina nos puede beneficiar en el conjunto de la preparación para triatlón. 

¿Sabias que la natación…?

  1. Es un deporte de bajo impacto y altamente aeróbico, por lo que podemos sumar metros de natación cuando pasamos por algún ciclo de recuperación. De este modo permitimos al cuerpo que se recupere sin perder resistencia.

El triatleta debe ser un deportista completo, ya que tiene tres escenarios en los que saber desarrollarse. El agua requiere tiempo, y más si este segmento es la debilidad de uno. Si se empieza desde la base en la natación, será necesario dedicarle horas extras para conseguir que en la carrera el tiempo del primer tramo sea lo más breve posible.

Foto:

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí