Publicidad

El triatlón no es un deporte individual. Los reconocimientos y las medallas serán para los tres elegidos, pero no se consiguen sin un equipo alrededor del triatleta. El equipo es fundamental si te llamas Javier Gómez Noya, Sebastian Kienle, Jan Frodeno o Mario Mola, pero también si tu nombre pasa desapercibido porque no apareces entre los mil primeros de la clasificación.

Entrenar en equipo es fundamental. Para los profesionales, pero sobre todo para los amateurs. Está claro que, a la postre, nadie va a nadar por ti los 3.800 m, ni va a currar-se los 180 km de bici y la sufrida maratón de una IM, pero el formar parte de un equipo te va ayudar a llegar al día D a la hora H en la mejor condición física y mental posible.

Los beneficios de trabajar en grupo y con un entrenador que te lleve el control del entrenamiento son muchos y la mejora que vas a sacar será evidente y rápida.

El rendimiento que vas a sacar en las series de las tres disciplinas es claro. No es lo mismo salir a correr solo e intentar cumplir con lo que marca tu entreno (10 series de 1.000m a 3’30”) que con tus compañeros de equipo, donde siempre hay quien tire más que tu. Los piques que se generan son buenos y sanos y darás mucho más de lo que darías tu solo, sin nadie al lado que te intente sacar las pegatinas. En natación más de lo mismo. Puedes marcarte unas buenas series de 50m tu solo en la piscina pero si tienes alguien delante que te marque un ritmo te irá mejor y todavía más si eres tu el que va delante y tienes a otro compañero a pies que te aprieta. Vas a dar mucho más de lo que puedes. Seguro.

Publicidad

Entrenar en grupo en bici no tiene color respecto a salir a rodar solo, por muy buen ritmo que cojas con tu cabra y tu postura aerodinámica. Las guerras de los sábados por la mañana por ver quien se pone a marcar el ritmo son de las batallas más bonitas que hay en el deporte. Después de tantos piques, el día de la competición estarás a punto para dar lo mejor de ti ante la gran batalla.

Entrenando en equipo conocerás personas que comparten el mismo amor que tu por este deporte. No te vas a sentir solo. La convivencia hace que se cree, en muchas ocasiones, un clima de unión y de apoyo mutuo para superar los retos cada vez más duros. En las competiciones no te vas a sentir solo. Sabes que perteneces a un equipo y vais a luchar juntos por el mismo objetivo, pase lo que pase durante la prueba.

Si entrenas por libre se te puede hacer cuesta arriba ponerte a correr por la noche, después de una jornada laboral larga y estresada, durante el duro invierno. Si perteneces a un equipo tendrás mas ganas de sobreponerte a la pereza, no eres el único que pensará “qué diablos hago yo aquí pudiendo estar en casa en el sofá”, y entre serie y serie puedes marcarte unas risas…si todavía te quedan fuerzas, claro.

La importancia de tener un entrenador es crucial. Entrenador compartido, pero que te sacará lo mejor de ti. No sólo te cantará tus tiempos de paso en las series en la pista de atletismo, siempre querrás quedar bien ante su presencia y mostrarle que tu mejora es importante.

Ahora que ya tienes claro que si entrenas en equipo vas a mejorar, no esperes y enrólate ya a uno…y que sepas que el mío es el mejor.

Foto: Power Horse Team

Comentarios

comentarios

Publicidad