Publicidad
Viernes 6 de junio,  son las ocho de la mañana y me encuentro en la línea de salida de la 3ª Edición de la Volta a la Cerdanya dispuesto a disfrutar de una de las valles mas bonitas de Cataluña e incluso si me lo permiten de muchos mas sitios.

La climatología por suerte parece que esta de nuestra parte y no tendremos la lluvia y el frío de la edición anterior  que obligo a cortar la carrera sobre el km 165.  Así que todo era previsto para que esta vez   se pudiera completar íntegramente los 214 km  ya que también en la primera edición en la cual yo participe tuvo una distancia total de 198 km.

Así que las 8 en punto nos pusimos en movimiento para intentar volver a estar otra vez en Puigcerda como muy tarde en el tiempo limite de 56 horas que da la organización para completarla.

El circuito es una vuelta circular por un terreno poco o casi nada técnico, con una gran parte del mismo “corrible” claro esta si las piernas de uno te lo permiten.  Gran parte del trazado esta entre 1.400 mts y los 1.800 mts de altura llegando a una cota máxima de 2.200 mts en la parte final de la carrera donde a parte de la altura para mi son los dos tramos de subida mas duros. La primera la encontramos en el km 172 en el Cal Jan de la Llosa que es un subida nada técnica pero larga y la segunda es el pepino que hay desde el pueblo de Marnages al Refugio de Malniu en el km 194 en los que en solo 3 km subes 600 mts D+.

Publicidad

Yo diría a groso modo  que los ingredientes del perfil de la VCUF son unos 20 km de tramos algo mas técnicos, 80 km de subida/bajada  por pista, 40 km por subida7bajada  por caminito estrecho y 74 km por pista sin ningún tipo de complicación a parte del cansancio acumulado.

Una de las cosas que permiten afrontar la VCUF con garantías de éxito es la gran cantidad de avituallamientos repartidos a largo del circuito  separados por una distancia de 8/12km a excepción de una modificación de ultima hora que hizo que se anulara el avituallamiento de Martinet pasándolo a Aranser transformándose en un tramo demasiado largo de 20 km.  La variación de los productos en los avituallamientos es correcta ya que en todos los puntos (concretamente 23 avituallamientos) puedes encontrar agua, aquarius, coca cola, powerade, café, caldo junto con algo de frutos secos y/o fruta con galetas de los cuales 5 de estos hay pasta o arroz y en los dos principales de la Masella km 85 y Aransa km 158 ( inicialmente era Martinet  en el km 148)  en los que hay proteína, pan con tomate, café… a parte de poder dejar una bolsa con lo que tu necesites para continuar la carrera cosa que recomiendo.

La señalización de la prueba es algo justa pero suficiente todo y que varios corredores incluido yo sufrimos de estar en tramos sin señalizar por culpa de los típicos graciosos u otro adjetivo menos cariñosos que arrancaron las cintas. Para suplir estos posibles problemas que son muy difíciles de eliminar la organización nos facilito a todos los corredores un dispositivo GPS por el cual a parte de tener una clasificación “online”, poder detectar “trampas” y/o  en caso de duda podías llamar al teléfono de emergencia ( por suerte en la gran mayoría del circuito hay cobertura) y en un momento te indicaban como proceder, yo personalmente lo use un par de veces.

Par terminar tengo de indicar que la VCUF no es una sola prueba de un día si no que es un festival de montaña en el que durante toda una semana se puede encontrar un montón de actividades relacionadas con la montaña así como competiciones de todo tipo de distancias y para toda la familia.

VCUF 214K
General masculina.
  1. Eugeni Roselló 32:17:38
  2. Iván Galván 32:45:08
  3. Alfredo Corralero 33:36:49
General femenina.
  1. Núria Bermúdez 47:16:54
  2. Xaro Cantero 49:23:22
  3. Celia Azenha 53:43:48

@ultraxesc

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí