Publicidad

Vayan arrancando motores porque vuelve Embrunman. El 15 de agosto se disputa el triatlón considerado el más duro del mundo. La gran cita en su edición número 31, la reina de las pruebas y la búsqueda de un sueño. Marcel Zamora quiere escribir en su palmarés una leyenda, un hito en la historia, su quinta victoria en los Alpes Franceses. Su logro acompañaría a su otra manita en el triatlón de Niza, e igualaría el récord de victorias de Yves Cordier en la prueba de la localidad de Embrun.

El triatlón de larga distancia disputado en los Alpes Franceses es  la culminación de una serie de varios días de eventos dedicados al mundo del triatlón. Entre ellos destacan un triatlón de distancia olímpica, un duatlón, un acuatlón y un triatlón para los más jóvenes. Una fiesta que unirá  familias, aficionados, atletas, grandes y pequeños con una pasión compartida, el deporte del triatlón.

El viernes se vestirá de largo a las 6 de la mañana, donde el frio del agua calmada del lago de Embrun dará la bienvenida a los atletas, que se lanzarán a nadar los primeros 3,8 quilómetros de la prueba. Le seguirá el segmento de ciclismo, equivalente a una etapa de montaña del Tour de Francia. Ni más ni menos que 188 quilómetros definidos por su dureza y su desnivel positivo extremo, con la ascensión a uno de los puertos más conocidos en el Giro de Italia y en el Tour de Francia, el mítico Col d’Izoard (2360m). 5000 metros de desnivel positivo y cuatro puertos de montaña  que hacen de la prueba una de las más duras del mundo. Embriagados de fatiga, cargando el peso que se empieza a notar en las piernas e incrementando el nivel de esfuerzo, llega el maratón. 42,2 quilómetros en altitud con constantes subidas y bajadas en los que la cabeza y la fuerza mental dominan sobre el cuerpo.

Publicidad

Después de unos largos meses de preparación mental y física llega la cita más importante de la temporada de Marcel Zamora. Busca una manita en Embrunman y juega con las cartas de la veteranía en la prueba y una gran preparación. Entre sus resultados más destacados esta temporada se encuentran dos victorias en Salou y Eslovaquia (Extremman y Oravaman), un tercer puesto en el IronMan de Brasil y una meritoria octava posición en el corto pero explosivo triatlón de Alpe d’Huez. Si consigue su quinta victoria, el catalán estará muy cerca de llegar a los seis triunfos convirtiéndose así en el hombre récord y héroe de la prueba.

En su último triatlón de larga distancia en Embrun, Zamora llegó a la meta en 9 horas, 42 minutos y 20 segundos mientras que el récord de la prueba, lo consiguió el francés Hervé Faure en 2011 con 9 horas, 34 minutos y 10 segundos – la misma prueba en que el catalán fue descalificado. El triatleta local en cuestión, tres veces campeón en los Alpes Franceses, intentará desbancar a Zamora en esta edición, al igual que Todd Skipworth (salió primero del agua el año pasado) y el correlotodo  Stephen Bayliss. Por lo que respecta a la élite masculina también disputarán Embrunman Trevor Delsaut, Daniel Herlbauer, Brett Pidgeon, Paul Crowther, Fredrik Croneborg (quinto el año pasado) y Ritchie Nicholis. La francesa Jeanne Collonge, dos veces campeona de la prueba y que el año pasado consiguió el récord de féminas con 10 horas, 56 minutos y 43 segundos, no disputará esta edición. Aunque sí lo hará Celine Schäerer, que el año pasado defendió muy bien su segunda plaza delante de su compatriota Eimear Mullan, que tampoco compite en este triatlón.

@nurr3

Foto: Getty Images

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí