Publicidad

Normalmente la temporada está dividida en dos partes y estamos llegando al final de la segunda. Pure Triathlon es un broche ideal en el que batirse el cobre, divertirse y pasar unos días en familia, la de sangre y la de entrenamientos.

La competición que se celebra en la localidad de Castellón, aglutina todos esos condicionantes con una prueba distancia Ironman, otra media distancia y en esta segunda edición incluye una carrera con una distancia similar a la olímpica que se ha bautizado como Pure Triathlon Marina D’or 60 (1,5 natación – 48 ciclismo – 10 corriendo).

Pruebas exigentes pero aptas para todos los niveles, una carrera de 5km que abre el fin de semana y actividades paralelas para las parejas y familias en el benigno clima del mediterráneo hacen del Pure Triathlon una de las pruebas elegidas por muchos triatletas para cerrar la temporada. La ya famosa ‘ciudad de vacaciones’ trabaja y tiene todas las papeletas para convertirse en ciudad de triatletas, un destino en el que el deporte y la familia jueguen un papel fundamental.

Pure triatlonPero no todo va a ser de de color de rosas, recuerden el famoso ‘No pain, no glory’. Pure Triathlon, ante todo, es una competición de larga y media distancia, que son palabras mayores, para la que muchos triatletas han dedicado un año de sacrificios y están en su recta final para su preparación. Sufrirán, pero a falta de un mes la mayor parte del trabajo está hecho y solo queda un último esfuerzo para recoger los frutos.

Si el año pasado el portugués Jose Estrangerio se hizo con el Pure Triathlon 223 en una dura pelea con Iván Álvarez, uno de los nombres de este año 2016, y José Almagro hizo lo propio en la distancia 113, este año los primeros clasificados tendrán premio doble ya que estarán clasificados para el ambicioso proyecto de 2017 en el que, al estilo que hace la franquicia Ironman, Pure Triathlon realizará pruebas en varias sedes mundiales para celebrar en Marina D’or una gran final.

Publicidad

Todo comenzará el 22 de octubre, a partir de las 8.30 de la mañana, cuando miles de personas esperen el bocinazo de salida  para comenzar a vivir un sueño en el que llevan pensando casi 9 meses y para el que hay 17 horas para hacerlo realidad. Sufrirán, dudarán si todo aquello merece la pena e incluso querrán abandonar pero cuando en meta espere ese hijo para recibir la medalla, tu pareja que lleva meses apoyándote o los amigos con los que has sufrido cada mañana, todo cobrará sentido. Es el Pure Triathlon Marina D’or.

Publicidad