A veces, aquellos pequeños comentarios o consejos que oímos de fondo, indirectamente, son los más útiles. Te dejamos este check list.

  • Correr de 12 a 24 kilómetros a la semana aumenta significativamente tu capacidad aeróbica y reduce los factores de riesgo coronarios.
  • Un error común entre los corredores es querer incrementar de km en km. Los corredores novatos tienen que pensar en minutos, no en kilómetros
  • La prueba del habla será un buen test para ti. Se trata de correr a un ritmo lo suficientemente cómodo como para poder hablar con alguien que esté a tu lado.
  • Si tienes ganas de comer, come. Deja que tu cuerpo te diga lo que quiere.
  • Cuando corras, relájate. Mantén alejados los hombros de los oídos y de vez en cuando sacude las manos y los brazos.
  • Todo suma. Si solo tienes 15 minutos para entrenar, mejor 15 minutos que nada.
  • Antes de estirar los músculos, calienta un poco, con un trote ligero. Estirar con el cuerpo frío no es recomendable.
  • Hidrátate, hidrátate. Ya sea en verano o invierno, el agua es fundamental para lubricar tendones, ligamentos y articulaciones y para llevar la sangre de manera eficiente a los órganos.

    Imagen de @mediodemadrid
  • Crea tu propio credo corriendo. Como dice un reconocido entrenador alemán, “corre lentamente, todos los días, bebe moderadamente y no comas como un cerdo”.
  • Aprende de los errores. El ensayo-error es un sistema óptimo de entrenamiento. Utilízalo.
  • Consume barritas energéticas para ganar combustible de forma rápida y sin que tengan altas cantidades de grasa.
  • Tener un objetivo de futuro, una meta definida, ayuda mucho para poder entrenar más y mejor.
  • Sé constante. Salir a entrenar día tras día (o cada dos días, cada uno cuando le vaya mejor) es el mejor sistema para conseguir ese objetivo que te has marcado. Constancia.
  • Al igual que ponemos en práctica el entrenamiento cruzado (practicar varios deportes), también podemos comer de forma cruzada, incorporando alimentos saludables constantemente, que enriquezcan nuestra dieta.
  • Combina entrenos duros y exigentes con algún entreno suave, relajado, donde puedas gozar del deporte, de cada zancada.
  • Manten la mente abierta ante nuevas propuestas de entrenamiento. Está bien que puedas correr 20km, pero ¿qué tal probar con un 10 x 400m?
  • El descanso es parte del juego, y parte del éxito. Para de entrenar a la que sientas la primera señal de posible lesión.
  • Si quieres fortalecer tus músculos y trabajar la fuerza, ya puedes ir buscando subidas. Son el mejor terreno donde mejorar.
  • Si tienes un mal entreno o corres una carrera donde acabas insatisfecho, no te preocupes demasiado. Y sobre todo déjate unas horas para reflexionar antes de volver a empezar.
  • Cuando te prepares para una maratón, construye tu kilometraje de forma gradual, para la tercera o cuarta semana volver a bajar en número de kilómetros y recuperar fuerzas.
  • Para tus entrenos de maratón, 3 horas lento es mejor que 2 horas rápido.
  • Durante la fase más exigente de entrenamientos, no tengas miedo en tomarte un día de descanso si sientes que tu cuerpo te lo pide, si las piernas están excesivamente rígidas y doloridas.
  • Y para poder rendir correctamente en los entrenos, mima tus músculos. Toma baños de agua caliente más algún masaje.
  • Completa tu alimentación con suplementos que puedan ayudarte a rendir bien, como incluir hierro y vitamina C en tu dieta para prevenir la anemia.
  • Divide la maratón en tres partes: corre la primera con la cabeza, la segunda con tu personalidad y la tercera con el corazón.
  • Cada carrera es un mundo. Y en el caso de una maratón, aún más. Olvídate de tu última experiencia en carrera y céntrate en lo que viene.
  • Encontrar alguien en carrera que tenga un ritmo parecido al tuyo va a ayudarte a correr mejor, más cómodamente.
  • Plantéate un objetivo razonable, que esté al alcance de tus posibilidades. Plantearte un objetivo demasiado ambicioso puede llevar a la frustración.
  • Combina los entrenos en compañía con entrenos en solitario. Después de un entreno duro, haz uno tranquilo, sin nadie que te presione.
  • Corre porque te gusta. Porque si realmente te apasiona lo que haces, la fuerza de voluntad generalmente no será un problema.

Comentarios

comentarios