Barcelona Triathlon by Santander 2019
Publicidad

Después de Madrid, Barcelona es indudablemente la ciudad más visitada y más famosa de España. Es reconocida por famosos puntos de referencias como la Plaza España, las ramblas, La Sagrada Familia, la característica infraestructura de Gaudí presente en casi toda la ciudad e incluso por su vida nocturna, lo que incluye discotecas, restaurantes, bares e incluso casinos donde, se puede apostar en diferentes juegos, como cuando jugamos al blackjack gratuito por internet.

No obstante, la capital de la región catalana está invirtiendo cuantiosas cantidades de dinero en una larga ciclovía, para que la ciudad sea más eco-friendly y menos congestionada por el tráfico.

Casi 300 kilometros de ciclovias

Han comenzado las obras de un nuevo tramo de carril bici unidireccional en la calle Nàpols de Barcelona, entre la Travessera de Gràcia y la calle València. El Ayuntamiento pretende tener 272,6 kilómetros de carril bici en la ciudad, para 2023.

Debido a las actividades de construcción, la congestión del tráfico aumentará. Está previsto que se realicen obras adicionales en la zona a lo largo de la primavera, como parte de una serie de medidas que el Ayuntamiento de Barcelona ha previsto.

Publicidad

El Ayuntamiento trabaja actualmente en la instalación de 32,6 kilómetros de nuevos carriles bici y en la mejora de 11,7 kilómetros de los existentes, con el objetivo de ampliar la red ciclista de la ciudad en 2023 hasta los 272,6 kilómetros.

En este contexto de expansión, ya se han iniciado las obras de instalación de un carril bici unidireccional en la calle Nàpols. Se trata de un nuevo componente del paquete anunciado anteriormente, que ampliará la conexión de la red ciclista hacia el mar y unirá los carriles de Travessera de Gràcia, la avenida diagona, Provença, Roselló, Mallorca, València y Indústria.

El proyecto abarcará las siguientes zonas: Travessera de Gràcia hasta la calle Provença, y después la calle València. Las obras se dividirán en dos fases: la primera abarcará el tramo entre las calles Travessera de Gràcia y Provença y la segunda hasta la calle València.

Se realizaron muchas mejoras en varios tramos de los carriles bici de la ciudad, y efectivamente se terminaron entre marzo y abril de este año. En algunas zonas se baja el actual carril bici desde la acera hasta la calle, mientras que en otras se construye una nueva infraestructura para bicicletas segregada y de dos direcciones.

Otro proyecto en marcha es el carril bici de la Ronda Guinardó, que discurre entre las avenidas de Vinyals y Cartagena. Aquí se están construyendo dos nuevos carriles bici unidireccionales y segregados, que dan continuidad al carril bici de la Ronda Guinardó. Por último, se está trabajando en la mejora del carril bici del Passeig de la Zona Franca.

 Urbanismo ciclista actual en Barcelona

 Aunque efectivamente falta mucho para llegar al nivel de otras ciudades europeas como Amsterdam, Barcelona es reconocida por tener un urbanismo bastante adaptado para las bicicletas, y gracias a estos planes del ayuntamiento, estas ciclovías son solamente el comienzo de ambiciosos y útiles planes para que la ciudad sea una potencia en este aspecto.

En marzo el ayuntamiento de la ciudad anunció la apertura de un nuevo trecho de ciclovía, en la Gran Vía de les Corts Catalanes, entre Pau Claris y Marina.

La construcción del nuevo tramo se ha facilitado reduciendo el carril bici que se encuentra en la acera, poniéndolo a disposición de los peatones y añadiendo dos nuevos carriles aislados en la calzada lateral.

¿Por qué son necesarias estas planificaciones?

La construcción de carriles y vías para bicicletas genera menos contaminación que el automóvil, porque no utiliza motores de combustión interna. Además, como ejemplo, el carril bici de la Diagonal de Barcelona, uno de los más transitados de la ciudad.

Los kilómetros de infraestructura ciclista en Barcelona, ciudad que en su momento fue sede de los Juegos Olímpicos,han aumentado en más de la mitad, desde 2015 hasta la actualidad, con un total de 240 kilómetros ya construidos.

El ayuntamiento espera invertir 30,8 millones de euros en el futuro. Según los medios de comunicación publicados en febrero, ese mes recibirían 9,1 millones de euros de fondos europeos para carriles bici.

En conclusión, la ciudad de Barcelona está dando pasos importantes para mejorar las condiciones de los ciclistas. La construcción de nuevos carriles bici y la mejora de los existentes es un plan ambicioso que tendrá un impacto positivo en el medio ambiente y en la calidad de vida de los residentes.

Entonces, aunque Barcelona sea más reconocida por la Sagrada Familia, Plaza Catalunya, el Parque Guell o sus bares y casinos, en unos años las bicicletas y el urbanismo ciclista también serán una parte importante de la ciudad.

Comentarios

comentarios

Publicidad