Publicidad

Craig Alexander terminó 13º en el Campeonato del Mundo Ironman de Kona 2014. Un resultado que, seguramente, para algunos de los mejores triatletas del mundo actuales no sería del todo satisfactorio. Pero Craig consiguió este resultado con 41 años. Ni más ni menos.

El australiano es una leyenda del triatlón y su nombre quedará grabado para siempre en los libros de historia de este deporte. Si bien es cierto que el triatlón es un deporte que permite a los profesionales practicarlo a alto nivel hasta edades avanzadas, no es menos cierto que los jóvenes cada vez suben más fuerte. Y competir contra jóvenes hambrientos de títulos a sus 41 años tiene mucho mérito.

El tres veces campeón del mundo en Kona y dos veces en Ironman 70.3 es padre de tres hijos, una situación que ha cambiado su vida, aunque él mismo asegura que está lejos de retirarse. Así lo afirma en una entrevista realizada por el portal Triathlete Europe.

Llevo 4 carreras este año y he ganado dos. El año pasado acabé 13º en Kona sin estar en mi mejor estado de forma” explica Alexander. En efecto, el australiano ganó en febrero el Ironman 70.3 Geelong corriendo la media maratón en 1h12:25.

Publicidad

Alexander explica que “haré 42 años en unos pocos meses y eso no significa que no pueda seguir compitiendo a un alto nivel. Lo que sí significa es que tengo tres hijos que se hacen mayores y quieren hacer cosas con papá”. Encontrar el equilibrio entre la familia y los entrenamientos es uno de los mayores retos a su edad, pero asegura que ha sido divertido.

Corro para ganar”. Así de rotundo se muestra el veterano triatleta, que reconoce que  “lo que me frustra no es no haber ganado, es la sensación de no estar preparado. Eso me enfurece”. Tantos años en la élite le han permitido ver que “no hay milagros el día de la carrera. No te despiertas y de repente estás en forma. Yo sigo siendo el mismo atleta, pero no tengo la misma cantidad de tiempo que antes”.

Pese a no haber corrido demasiados Ironman en su carrera, Alexander aún espera hacer alguno antes de retirarse. De hecho, siempre ha sido partidario de hacer uno solo al año. “No soy una persona que tiene remordimientos pero a veces pienso que nunca he corrido Challenge Roth. Felix Walschshofer, CEO de Challenge, cada año me invita pero por varias razones nunca he ido”. También confirma que le gustaría correr el Ironman Frankfurt.

Por último, el australiano no se olvida de su otra faceta actual, la de empresario en su negocio de coaching. Alexander afirma que está creciendo lentamente porque no han hecho demasiada publicidad. “Quiero formar un grupo de entrenadores y que la unidad del colectivo sea más fuerte que la suma de las partes. Muchos de los mejores entrenadores del deporte no son muy conocidos” argumenta el veterano campeón, que se siente motivado porque “siempre he sido responsable de mí mismo y ahora lo soy ante mis socios”. Genio y figura Craig.

Foto: Delly Carr

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí