Publicidad

En los últimos meses, se ha disparado el nombre de redes de dopaje desarticuladas, y otros positivos por parte de triatletas populares o grupos de edad

Lo que más me ha sorprendido es que en muchos de estos hilos se deja caer, se insinúa e incluso se afirma que el dopaje en populares podría ser una práctica más extendida de lo que podríamos pensar en un primer momento y lo cierto es que la situación invita a la reflexión.

Joel Filliol, escribió en TRS Triathlon estos cinco puntos que pueden ayudar a detectar (no acusar) casos de posible dopaje:

  • Un rápido incremento en el rendimiento no se mantiene constante durante un periodo de tiempo y este incremento no es coherente con las actuaciones pasadas o progresiones esperadas del atleta.
  • Pérdida rápida de peso, sostenida, y seguido por mejoras consistentes en marcas o resultados en competición .
  • Asociación y/o postura comprensiva con dopados conocidos, entrenadores sospechosos, managers o grupos con una cultura del dopaje (como ciclistas pro).
  • Ausencias inexplicables en carreras de alto nivel seguidas de un regreso a la competición en un nivel mayor al anterior.
  • Extraordinaria capacidad para competir en un alto nivel durante un largo periodo de tiempo, a menudo con muchos viajes.

No obstante, más que ir con el dedo acusador,  soy de los que confía en la inteligencia del ser humano y que estos posibles casos de dopaje entre populares son anécdoticos y con explicaciones más psicológicas o psiquiátricas que deportivos.

Publicidad

Si alguien necesita tanto destacar en el deporte popular como para poner su salud y su honor en juego estamos ante un problema más médico que social y si lo hacen por las bravas, tranquilos, la siguiente ronda la pago yo pero NO DOPING.

Publicidad

2 COMENTARIOS

  1. Según esas “pistas” que das para detectar a posibles dopados me confirmas algo que ya sabía, es decir, todos los profesionales de primer nivel se dopan.

  2. Las “pistas” o indicios los da Joel Filliol en una entrevista. Yo creo que por lo menos el punto de mostrarse comprensivo con los doppers ya excluye a un alto porcentaje así como el de desaparecer de una prueba con severos controles antidoping. Me gusta pensar que son una minoria los que recurren al dopaje. Tal vez soy un romántico…jeje. Gracias por tu comentario Igor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí