Publicidad

Como es lógico, de lo que más se habla cuando tratamos una competición es de su vertiente puramente deportiva. Pero gran parte de las pruebas tienen un impacto directo en el territorio, como es el caso del Triatló Terres de l’Ebre. Lo vemos.

Hay un cambio substancial que ha mejorado la carrera en cuanto a servicios y capacidad de acogida de participantes y sus acompañantes. Un cambio logístico que, a la postre, ha reportado claros beneficios: pasar de tener la salida y la llegada en dos poblaciones distintas (Sant Carles de la Ràpita y Jesús-Tortosa) a una sola. Los dos primeros años, que funcionaron con el primer sistema, fueron difíciles para la organización. Trasladar a los participantes, el material, el público que quería verlo todo…

Pero instalar el campo base con salida y llegada en Sant Carles de la Ràpita solucionó los problemas. Los participantes y sus acompañantes suelen llegar a este municipio de la provincia de Tarragona el sábado, donde recogen su dorsal y pueden asistir al briefing que se realiza por la tarda en el pabellón. El mismo domingo los participantes pueden dejar el material en la transición. “Tenemos un grupo de trabajo en el club que se encarga de coordinarlo todo. No es fácil y todo debe salir bien. Y sobre todo nos gusta hacerlo con un trato familiar” explica Sandra Pellisa, una de las máximas responsables de la prueba.

ebre 1Una coordinación fundamental teniendo en cuenta que de 200 participantes que se apuntaron al Triatló Terres de l’Ebre en su primera edición, previsiblemente este año se llegará a los 500, a los que hay que sumarle sus respectivos acompañantes. Unos turistas ocasionales que aprovechan también el fin de semana para disfrutar de las diferentes opciones socioculturales que les ofrece la zona de Terres de l’Ebre y, sobre todo, del Delta de l’Ebre. Este último, un Parque Natural muy reconocido, constituye el hábitat acuático más extenso de Catalunya, con la desembocadura del río Ebro. Paisajes difíciles de ver y muy curiosos.

Así pues, toda la zona se ve beneficiada por el triatlón, aunque los municipios con más incidencia son Sant Carles de la Ràpita, que ronda el 100% de ocupación hotelera ese fin de semana, y los vecinos Alcanar y Amposta. Un hecho muy importante dada la actual crisis económica: “En cierta manera sí que nos ha afectado, ya que cuesta mucho encontrar patrocinadores y gente que quiera involucrarse con la prueba” destaca Sandra.

Publicidad

Para que año tras año el Triatló Doble Olímpic Terres de l’Ebre tenga éxito, es esencial que haya buen entendimiento entre las partes implicadas: “Cada edición que pasa hay una mejor coordinación entre nuestro club Atletisme Terres de l’Ebre y el Ayuntamiento de Sant Carles de la Ràpita. Pero también con las diversas entidades deportivas del municipio que nos dan su apoyo, como el Club Nàutic, Fondistes Rapitencs y BTT La Ràpita” explica la responsable de la prueba.

Y es que, tras llegar este año a su sexta edición, es clave que todo funcione como un reloj para poder alcanzar cotas mayores, que están marcadas por la propia organización: “A corto plazo nos gustaría acoger el Campeonato de España y, a largo plazo, por qué no poder llegar a disputar el Campeonato de Europa de Media Distancia”.

triatló terres ebre

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí