Foto: Plusdelamode
Publicidad

Dentro del mundo de la nutrición, se han convertido en todo un boom del mercado los llamados superalimentos, que son buenos aliados de los deportistas. ¿Pero realmente qué nos aportan? ¿Qué alternativas tenemos? Pasa y toma nota.

¿Por qué de ese nombre?

Si los superalimentos han sido catalogados así es porque cuentan con numerosos beneficios que les hacen estar un peldaño por encima de otros. De forma breve, podemos decir que nos referimos a aquellos alimentos cuyo potencial nutritivo se hace muy interesante desde el punto de vista de la salud por su alta concentración de antioxidantes, grasas saludables o vitaminas.

Algunos son conocidos, como el aceite de oliva virgen extra o las legumbres, y otros como la quinoa cada vez suenan más.

La alta concentración de antioxidantes, grasas saludables, vitaminas y minerales es lo que hace atractivos a los llamados superalimentos, como comenta la dietista-nutricionista Júlia Farré. Pero ojo, no hacen milagros.

Publicidad

Beneficios limitados

Si bien son alimentos que es muy interesante que incluyamos en nuestra dieta, ya que su composición tiene efectos positivos evidentes en nuestro cuerpo, tampoco debemos engañarnos. Ningún alimento individual es realmente capaz de proporcionar todos los componentes que necesita nuestro cuerpo para una dieta saludable. Optar por un poco de arándanos y bayas de goji no compensa la hamburguesa que nos hemos comido por la mañana.

Además, hay alimentos que están ya presentes en nuestro día a día y que injustamente están menospreciados. «El aceite de oliva virgen extra es nuestro superalimento por excelencia» comenta Daniel de Luis, jefe del servicio de endocrinología y nutrición del Hospital Clínico de Valladolid.

playitas resort

Alternativas más baratas

Seamos deportistas élite o populares, una de las claves es adaptar nuestra dieta al entrenamiento, estilo de vida, compromisos sociales y laborales y, muy importante, al presupuesto. La realidad es que muchos de los llamados superalimentos son costosos, y podemos encontrar alternativas con buena relación calidad/precio.

No hay duda de los beneficios que nos aporta consumir col rizada; con 100 gramos nos da 1,5mg de hierro. Pero es en verdad lo mismo que ganamos con dos huevos, siendo el hierro de éste último mejor en cuanto a absorción y eficiencia de nuestro cuerpo.

En el mismo sentido, se habla mucho de las semillas de chia, pero las semillas de lino nos aportan lo mismo a nivel nutricional y son más baratas. Así como las bayas secas de goji, altas en antioxidantes y especialmente en vitamina C. Sí, pero 30g de estas bayas nos aportan la misma vitamina C que seis fresas enteras. Para cada superalimento encontramos una opción alternativa con mismos nutrientes y más barata.

Un recuperador natural

Habituados a bebidas energéticas para recargar depósitos tras los entrenos, tenemos muy a mano un alimento que puede cumplir estas funciones, como es la leche. Cuando hablamos de recuperación en términos de carbohidratos y proteínas, la cantidad sugerida es una proporción 3: 1. Y el azúcar de la leche, la lactosa y la proteína de suero de leche proporcionan este equilibrio, por lo que es una opción de recuperación perfecta, además de ser una fuente de minerales y electrolitos.

Ojo a… las cerezas

De nuevo parece que hay pruebas suficientes que demuestran que los altos niveles de antocianinas, poderosos antioxidantes, tienen la capacidad de reducir la inflamación y el daño oxidativo después de un entreno de alta intensidad. Y en este sentido las cerezas cumplen todos estos requisitos (además de estar muy buenas).

Las mejores y más ricas alternativas 

No están considerados como superalimentos, pero toma nota de estas alternativas asequibles:

  • Huevos: Dos huevos medianos proporcionan alrededor de 15g de proteína, más selenio y es un poderoso antioxidante.
  • Yogur griego: La mayoría de las variedades proporcionan 10g de proteína/100g, que es el doble de la cantidad encontrada en los yogures estándar.
  • Avena: El famoso porridge (un desayuno a base de copos de avena y un poco de agua o leche) es bajo en grasa, alto en fibra soluble y una gran fuente de carbohidratos complejos, que liberan energía lentamente durante el día.
  • Boniato: También llamado batata o patata dulce, tienen un alto contenido de antioxidantes betacaroteno y es una gran fuente de carbohidratos complejos.

 

Comentarios

comentarios

Publicidad