Publicidad
imagen blogspot.comm
“Alcanzar el máximo rendimiento o rendimiento óptimo temporal, como debería definirse al ajuste de la forma deportiva, es el objetivo fundamental final, aunque no único, del entrenamiento” es segun Grosser (1992) el rendimiento deportivo.

La planificación del rendimiento deportivo es el proceso más complejo de la preparación del deportista ya que incluye el diseño previo de todas las acciones que pueden ejercerse para lograr el mejor rendimiento de un deportista a lo largo de las diferentes etapas de preparación en su vida deportiva.

En el caso del triatlón, como es un deporte relativamente joven, aún esta madurando y todavía no se han definido completamente las etapas de formación óptimas ni las edades de rendimiento. No obstante, la necesidad de planificar en triatlón es aún más compleja al tener que combinar tres modalidades como la natación, el ciclismo y la carrera  a pie. Esta complejidad será creciente en función del nivel de rendimiento que alcance el triatleta. Ya que no tendrán los mismos objetivos ni estructura de planificación el triatleta cuyo objetivo es terminar un triatlón que aquel que trata de rendir al máximo nivel internacional.

Desde el punto de vista físico el triatlón es un deporte cíclico con unas exigencias técnicas no muy complejas y con una alta demanda de los sistemas de aporte energético de origen aeróbico.

Simplificando al máximo la planificación elemental, consistiría em realizar trabajo aeróbico continuo en tres modalidades con una frecuencia mínima de 1 sesión por segmento semanal y una duración en función del tiempo estimado de realización de cada segmento. Por tanto, solo con entrenamiento continuo podríamos mejorar nuestra resistencia y lograr terminar un triatlón.

Publicidad

El problema se complica cuando además queremos mejorar nuestro mejor tiempo realizado en competición, ya no sólo vale con entrenar más, hay que hacer otras cosas, con la ayuda de los métodos de entrenamiento y con la aplicación adecuada de las cargas y su distribución y organización en el tiempo, así como el resto de factores que inciden en nuestro rendimiento.

Todo esto va a ser clave para mejorar y no lesionarse. Y con la ayuda de un buen profesional, entrenador de triatlón y todo lo que conlleva un buen asesoramiento por su parte  (aspectos motivacionales, de asesoramiento técnico y táctico, mejora de alguna patologia, etc) y la disciplina del triatleta, los objetivos están asegurados.

@Ariadna_Coll
Espacio de Ariadna

Publicidad