Publicidad

Con renovada ilusión, con un calendario 2016 muy diferente a lo habitual, con un problema físico cortado de raíz y con un reto aún por conquistar.

Inevitablemente, su 5º posición en el Embrunman 2015 ocupó portadas y tertulias varias. El monarca de los Alpes, el rey de reyes, no logró este agosto la sexta victoria en Embrun, que le hubiera convertido en el hombre récord de la prueba. Era el gran objetivo de la temporada y se quedó a medio camino tras un día enormemente complicado. “Realmente, el día y las sensaciones no eran para acabar la carrera, y la terminé en quinta posición. Fue como demostrar que las cinco victorias anteriores no fueron nada fáciles” explica.

Andrej Vistica se llevó la victoria de una prueba que Marcel ha decidido dejar aparcada, como mínimo hasta 2017. “No es tanto una cuestión de presión por conseguir la sexta victoria porque creo que he ganado más de lo que pensaba. Es la presión por todas las horas que uno dedica a poder llegar bien a la salida. Y cuando regrese, esa presión la volveré a tener porque siempre se me pone como el máximo favorito”.

Así pues, con el desafío Embrunman a un lado, Marcel enfoca un 2016 radicalmente distinto, con un calendario diseñado a su gusto. “La experiencia de Brasil en 2014, de poder rodar con la cabra, me gustó, así que lucharé por bajar de 8 horas en el Challenge Roth. Me hace mucha ilusión cambiar totalmente el calendario, cambiar de prueba y rodar en llano. Y como segundo plato, el Ironman de Mallorca o el de Malaysia” comenta el catalán.

imagen de ORAVAMAN

Con 21 temporadas entre pecho y espalda, las ganas de ganarlo todo no son las mismas, pero el objetivo de disfrutar es el mismo. “Me hace mucha ilusión porque es lo que más me gusta, es mi estilo de vida y lo comparto con la gente que quiero”. 2016 será, pues, un año donde Marcel se dará el placer de disfrutar de un calendario muy diferente, sin las carreras que más han marcado su trayectoria.

Publicidad

Y lo hará tras dejar atrás un 2015 que, más allá de Embrun, ha tenido muchos otros focos de atención. Marcel nunca ha escondido su pasión por viajar, que ha intentado casar con el triatlón siempre que ha podido. Es un ejemplo el 2015, donde empezó compitiendo lejos de casa, en Cuba (y con victoria), y terminó también a miles de kilómetros de su Banyoles, concretamente en Isla Mauricio (segundo). Y entremedio, segundo en el Sardinia Half Triathlon, quinto en el Triathlon Sud Vendée y campeón en Oravaman y TriDesert, entre otros resultados.

Una temporada marcada por la lesión en el talón que el triatleta decidió solucionar el pasado 12 de noviembre, operándose en Madrid. Ahora, ya en plena recuperación, se encuentra en Fuerteventura, donde aprovechará para nadar y salir en bici, dos deportes que puede practicar sin problemas. “Estoy en un buen momento. Creo que vamos por el buen camino y la recuperación incluso está yendo algo más rápida de lo esperado. Pero no tengo prisa. En principio el médico me tendría que dejar correr a partir de la segunda mitad de enero pero todo dependerá de la lesión. Por suerte, Roth es en julio y aún queda lejos”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí