María Ortega, saboreando la media distancia

0

El triatlón ofrece mil y una posibilidades, y de la mente depende que podamos o no descubrirlas y disfrutarlas. La reflexión va de la mano (o mejor dicho, de la mente) de Maria Ortega de Miguel. El 2015 de la triatleta de 26 años ha sido duro, difícil, con muchos altibajos, pero ideal para aprender. Para madurar.

La temporada de la toledana, uno de los nombres propios de la cantera de nuestro triatlón nacional, no empezó como le hubiera gustado ya que no pudo acabar su debut en las Series Mundiales de Abu Dhabi. Aún así, lo comprendió como un imperativo para entrenar más y además, la temporada acababa de empezar. En dos semanas se iría a Quarteira a competir en la Copa de Europa, donde acabaría undécima. Su suerte iba a cambiar. Tras su puesto 43 en la Serie Mundial de Ciudad del Cabo, María necessitaba una inyección de positividad y energía, y justamente fue eso lo que le dio subirse al segundo cajón del mítico triatlón de Fuenteálamo, el triatlón de los triatletas. Después, en la Copa del Mundo de Chengdú, China, quedó la cuarta española.

Parecía que todo eran buenas notícias desde entonces, pues a pesar de las duras condiciones meteorológicas, el calor y la humedad durante la disputa de la Copa Continental de Ixtapa, María consiguó un merecidísimo cuarto puesto. “El clima es muy extremo. Bien por que terminé la carrera pero teníamos más de 40 grados y 90% de humedad” comentaba ella misma. La idea era quedarse en México las siguientes tres semanas para adaptarse al clima y hacer una Copa del Mundo ITU de Huatulco excelente. Aún así, una mala caída mientras entrenaba en Chihuahua hizo que se adelantara su descanso veraniego.

“Con la inesperada caída a mitad de temporada, me hice una rotura de clavícula que me me obligó a estar parada al menos un mes” comentaba la toledana que añadía no estar satisfecha con esta temporada, pero sí con todo lo que ha aprendido de ella. “Los malos momentos también llegan pero también se van, nos caemos pero nos levantamos”.

¡¡Y como se levantó!! Sin ser un objetivo que se hubiera planteado, María debutó en su primer triatlón de media distancia llegando tercera a la línia de meta. Se le abría así un camino por delante. Lo que iba a ser una simple experiencia, se convirtió en el podio del Half Sailfish de Berga. “Mi debut en media distancia fue una grata sorpresa, no me esperaba disfrutarlo tanto y me ayudó a final de temporada a recobrar la ilusión y a ver con claridad las mil y una posibilidad es que ofrece el triatlón”.

Dos semanas después, y habiéndolo preparado aún menos María se hacía con la victoria en su segundo triatlón de media distancia. El Desafío de Cíes pues, fue la mejor manera de finalizar la temporada. Descubriendo una nueva distancia, saboreando el oro y por fin en lo más alto del podio. “A veces las cosas no planeadas salen mucho mejor. Estoy más que contenta y satisfecha con la carrera que hice y más aún con el primer puesto” añadía la triatleta toledana, pero ya casi gallega de adopción.

“Los objetivos para 2016 son básicamente recuperarme física y psicológicamente sin prisa pero sin pausa”, nos comenta María Ortega. Con su tenacidad, compromiso, esfuerzo y sobre todo motivación, seguro que la triatleta volverá a afianzarse de nuestros artículos y crónicas con sus triunfos. De hecho, en una entrevista en Melones del Abuelo, la triatleta toledana decía que su motivación viene marcada por su manera de vivir intensamente las cosas. Ganar, perder, superarse cada día, caerse volverse a levantar, nervios, alegría, tristeza, ambición… en el deporte dice haber encontrado sensaciones que no encuentra en otras cosas, que la llenan y que la hacen sentir afortunada por poder vivirlas. Así que con esa motivación las cosas solo pueden ir hacia adelante, como dice María: “sin prisa, pero sin pausa”. Adelante María.

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Núria Guirado

Terrassa, 1992. Graduada en Periodismo por la UAB. Nado entre carreras, pedaleo buscando notícias y corro para contarlas. Apasionada y siempre intentando atrapar montañas.