Publicidad

No me canso de repetir que descansar es igual de importante que entrenar, así que ya os podéis imaginar qué tan importante es el período de vacaciones como el período de competición

¿Por qué tenemos que descansar?

Hay varios motivos que justifican la necesidad de realizar un período de vacaciones para hacer la transición entre dos temporadas.

  • Justificación Fisiológica

Como ya sabéis, el organismo tiene un estado de equilibrio (homeostasis) que nos permite tener una buena salud. Tenemos una temperatura corporal constante, una presión arterial más o menos constante, y en el caso del estado físico, también nos gustaría tener siempre el mismo nivel físico. Y si este nivel que tenemos es el máximo nivel posible, entonces ya sería genial.

Publicidad

El problema principal de este razonamiento es que este nivel tan óptimo que tenemos en las últimas competiciones de la temporada nos ha costado mucho de conseguir, ya que hemos tenido que trabajar una evolución durante la temporada para alcanzar este buen nivel.

Si quisiéramos mantener este nivel máximo (y por qué no … ¿mejorarlo?) una vez terminada la temporada deberíamos seguir aplicando unas cargas muy altas de volumen e intensidad, y además deberíamos encontrar competiciones que nos permitieran mantener nuestro «ritmo de competición». Como ya os podéis imaginar, esta es una carga que nuestro organismo no puede aguantar indefinidamente.

Del mismo modo en que cada semana incluimos algún día de descanso para poder asimilar los entrenamientos hechos, cada temporada debemos incluir algunos períodos de vacaciones para asimilar los ciclos de entrenamiento realizados.

  • Justificación Psicológica

Es muy fácil salir a entrenar al aire libre cuando tenemos en nuestra mente la competición de la semana anterior, y sólo nos quedan unos pocos días hasta la siguiente competición. Cuando nos encontramos inmersos en las competiciones, nuestro nivel de motivación es muy alto, y los objetivos se encuentran en nuestro calendario en un muy corto plazo.

Pero todos estos entrenamientos y competiciones acumulados van sumando cansancio psicológico en nuestro cerebro, y de vez en cuando tenemos que hacer un reset para poder sacarnos un poco de presión y visualizar nuevos objetivos. De la misma manera en que durante la temporada incluimos algunos masajes para descargar los músculos, cada temporada debemos incluir algunos períodos de desconexión para descargar nuestra mente.

  • Justificación Sociológica

Nosotros hacemos deporte y nuestros compañeros de entrenamiento evidentemente también. En el mejor de los casos, nuestra familia también será practicante de algún deporte, o como mínimo serán conscientes de nuestra afición y el tiempo de dedicación que conlleva.

Pero seguro que tenemos algunos amigos que no entienden que preferimos ir a entrenar en vez de ir a una cena, o bien que los fines de semana nos despertamos muy temprano para salir en bici o ir a competir y no que nos quedamos en casa desayunando tranquilamente.

El período de vacaciones es el momento para compensar nuestra red de amigos y conocidos con más tiempo del que les hemos podido dedicar durante la temporada. De la misma manera en que durante la temporada incluimos actividades que no son las específicas del triatlón, cada temporada debemos incluir algunos días donde nos relacionamos más con gente que no son practicantes del deporte.

Durante las vacaciones ¿tenemos que hacer o no deporte?

Sí, sin ningún tipo de remordimiento. ¿Verdad que durante los días de descanso no entrenamos? Pues durante los períodos de vacaciones tampoco debemos entrenar.

Pensad que no empezamos a perder la condición aeróbica de manera considerable hasta que no sobrepasamos los 10 días de total inactividad [Coyle EF, Hemmert MK, Coggan AR], y nuestra pérdida de condición física después de dos semanas de total inactividad no suele ser superior al 25% [Fleck SJ, Kraemer WJ].

Además, si la planificación de la temporada está bien ideada, tras las vacaciones tendremos un largo periodo de pre-temporada donde gradualmente estableceremos nuestra condición física base en un 60-65% del total de nuestra capacidad, y será a partir del período general en el que buscaremos una mejora considerable de nuestra condición física.

Traducido, que ahora sí podemos detenernos y estar varios días sin entrenar, ya que asumimos una pérdida de condición física a cambio de una mejora de nuestros niveles de motivación. Hasta finales de año, estaremos en un periodo de estabilizar nuestra condición básica en un 60-65% y será después de las fiestas navideñas en que empezaremos a trabajar para mejorar nuestra capacidad y alcanzar nuevamente nuestros máximos.

¿Cuál será la fórmula de trabajo durante la pretemporada?

Cuando pensamos en nuestro entrenamiento, hay 3 variables que debemos saber gestionar para conseguir mantener nuestra condición física durante la pretemporada, ya que es en este período en el que tenemos menos dedicación y no queremos perder nuestra forma física.

3 Variables [Neufer et al. 1987; Hickson, 1982]

  • Frecuencia: número de sesiones semanales de entrenamiento.
  • Duración: tiempo de dedicación para una sesión de entrenamiento.
  • Intensidad: nivel de exigencia durante la sesión de entrenamiento.

Lo que es muy importante saber es que de estas tres variables podemos modificar cualquiera de ellas con valores de entre 1/3 y 2/3 durante nuestra pre-temporada.

  • Si reducimos la frecuencia en 1/3 o 2/3 y mantenemos la duración y la intensidad… podemos mantener el estado de forma hasta 14 semanas.
  • Si reducimos la duración en 1/3 o 2/3 y mantenemos la frecuencia y la intensidad… podemos mantener el estado de forma hasta 10 semanas.
  • Si reducimos la intensidad en 1/3 o 2/3 y mantenemos la frecuencia y la duración… tenemos una pérdida significativa del estado de forma.

Así pues, lo que nos debe quedar grabado en nuestro cerebro es que:

1. Hacer vacaciones es totalmente necesario

Y que después de las vacaciones, en el momento en que iniciamos la pretemporada:

2. Tendremos que evitar hacer las típicas sesiones a medio gas

«… es que como acabo de empezar la temporada me lo tomo con calma …»

Es mucho mejor entrenar la mitad de los días, o bien entrenar la mitad de tiempo, pero lo que debemos buscar es tener unos niveles de intensidades más o menos elevados para evitar la forma física.

Ah sí… decir también que durante la pretemporada tampoco estamos obligados a hacer únicamente las disciplinas propias del triatlón, así que hacer una sesión de esquí de montaña donde nos lo tomamos en serio y acabamos bien reventados… cuenta como una muy buena sesión de entrenamiento.

Comentarios

comentarios

Publicidad