Publicidad
imagen de blogspot.com
De manos de nuestra colaboradora Montse Galbany nos llega esta entrada con los requisitos que deberíamos partir para iniciarnos en la larga distancia.

A modo de introducción  haré un breve resumen histórico de los inicios del triatlón de larga distancia (3,8km;180km;42km) conocido como Ironman (I.M )

La 1ra vez que se realiza el I.M fue en Háwaii en 1978 cuando el comandante de la marine John Collins propuso, a raíz de una apuesta entre marines, combinar en un solo evento la natación, el ciclismo  y la carrera para tratar de saber cuál sería el atleta más fuerte y más completo en su conjunto, si el nadador, el ciclista o el corredor.

De los 15 triatletas inscritos terminaron 12 y el ganador fue Gordon Haller con un tiempo de 11h46’58’’. Debido a la exigencia de la prueba a los atletas que acabaron esta hazaña decidieron llamarles Ironman (hombres de hierro).

De aquí nace el I.M de Hawai, actualmente Campeonato del Mundo donde participan los mejores triatletas de larga distancia que previamente deben clasificarse realizando un I.M

Publicidad

En los años ochenta, la triatleta Paula Newby-Frase ganó Hawaii en ocho ocasiones y Dave Scott lo hizo en seis. Mas tarde apareció Mark Allen  que también ganó seis veces Hawaii y fue considerado  en el 1997 como el hombre en mejor forma del mundo  por la revista Outside, también la revista Triatlete lo nominó “Triatleta del año” siete veces. Una leyenda del  triatlón mundial pues ganó el 90% de las carreras que participó.

Actualmente tiene el record de la prueba en Hawai Alenxander  Craig con un tiempo de 8h03’56 y en chicas

Chrissie Wellintong con 8h54’02.

A nivel español, en esta distancia, cabe destacar al catalán Marcel Zamora  ganador de varios I.M. entre los que sobresalen los cinco consecutivos de Niza entre 2006 y 2010  y los dos Embrunman y el Challenger del Maresme.

Creo importante también  nombrar al vitoriano  Eneko Llanos que entre su amplio palmarés cabe remarcar con mayúsculas la segunda plaza obtenida  en el Campeonato del Mundo en Hawaii 2008 y  la 1ªplaza en el I.M Lanzarote 2007.

En chicas está la bilbaína Virginia Berasategui 1ª en  I.M Lanzarote 2004 y 2005, 3ª en Hawaii 2008 entre otros títulos.

Este deporte está en auge y quedó demostrado el año pasado  en Vitoria donde se organizó el campeonato del mundo de Larga Distancia con más de 1.500 participantes de todo el mundo  donde  ganó Chris McCormack,  uno de los mejores triatletas de larga distancia actuales y  ganador de Hawaii en varias ediciones y en el que Eneko Llanos quedó 2º.

Requisitos para iniciarse a la larga distancia.

Para iniciarse en la larga distancia,  es aconsejable que el triatleta tenga  ciertos conocimientos sobre entrenamiento y  nutrición deportiva o que se deje asesorar por un experto.

A nivel práctico el triatleta que quiera iniciarse a la larga distancia, deberá haber pasado por unas fases previas  a lo largo de diferentes años empezando por triatlones cortos, pasando por  triatlones de distancia olímpica y  haber experimentado un medio Ironman antes de realizar un I.M para tener más garantías de realizar su objetivo.

Eso no quiere decir que alguien que no haya pasado por cada una estas fases no pueda realizar un I.M. con éxito.

La experiencia en deportes de resistencia es fundamental para afrontar un triatlón de larga distancia  ya sea haber participado en  un trail running, como haber  realizado una travesía en mar abierto, una marcha cicloturista  o una triatlón de media distancia.

Cuantas más experiencias tenga el  atleta, más se conocerá a sí mismo y más preparado estará  para afrontar triatlones de larga distancia y, en consecuencia, tendrá más confianza y se sentirá más fuerte a nivel mental para acabar con éxito su reto.

Para iniciarse en un programa para preparar un triatlón de larga distancia, el triatleta deberá saber optimizar el tiempo y organizarse muy bien a lo largo de la semana.

El triatleta que se inicia en una planificación  para preparar una triatlón de larga distancia, y dependiendo de su preparación, deberá realizar una media de 7h de entreno semanales llegando a un  máximo de 12h a tres semanas de la competición, que es cuando se empieza a bajar las horas semanales de entreno hasta las 4h en la semana de la competición, todo es aproximado en función de su adaptación al entrenamiento.

Podría decir que  casi la totalidad de los entrenos deberían  de ser aeróbicos y solo un 5% del entrenamiento sería anaeróbico.

Otro requisito antes de empezar un plan de entrenamiento para un triatlón de larga distancia  será que el triatleta deberá encontrarse al 100% sano, sin ninguna molestia física.

Se ha de tener presente que la exigencia de los entrenos de larga distancia viene dada por su duración.

Para soportar los largos entrenamientos se requiere  tener, aparte de  una gran fortaleza mental, un cuerpo fuerte, atlético y muy  trabajado tanto a nivel muscular como tendinoso y articular, un cuerpo adaptado a ese trabajo físico.

El  entrenamiento parar preparar este tipo de pruebas tiende a crear lesiones traumáticas por el movimiento repetitivo de las diferentes disciplinas y la acumulación de kilómetros.

Los músculos suelen volverse tensos inhibiendo a otros y creando desequilibrios musculares y en consecuencia lesiones musculares y tendinosas.

Para evitar las sobrecargas  y las lesiones, el trabajo de fuerza  será muy importante, pues  aparte de evitar lesiones,  nos ayudará a incrementar la potencia en cada uno de los tres deportes.

Dos veces por semana puede ser suficiente para trabajar la fuerza durante todo el programa para preparar un triatlón de larga distancia.

Un especialista debe orientar y asesorar con el trabajo de la fuerza, pues existen muchas maneras de trabajarla  que va desde el  trabajo de la fuerza con el propio cuerpo, pasando por las máquinas y  pesas hasta las gomas . El trabajo de fuerza  variaría según la fase que nos encontremos de la temporada.

El trabajo de CORE (los músculos estabilizadores del tronco ) no hay que descuidarlo nunca. Es muy importante trabajarlo, ya que son músculos de apoyo para el movimiento. Con material como bosu, fitball, gomas… se pueden trabajar bien.

Pero la clave de todo está en la paciencia, la constancia, la voluntad del triatleta de conseguir su meta que acompañados de ilusión y fuerza mental es un coctel perfecto para afrontar por vez primera un triatlón de larga distancia con éxito.

@montsefastter

Publicidad