Foto de la Super League 2018

Aunque las distancias de un triatlón Sprint sean muy cortas, no significa que sea una prueba fácil, ni que sea menos complicada de entrenar. Desde la inscripción a un triatlón Sprint hasta el inicio de las primeras y desalentadoras semanas de entrenamiento, he aquí algunos de nuestros vitales consejos para los principiantes de esta distancia.

Elige la carrera adecuada

Puede ser tarea complicada elegir la primera carrera en distancia Sprint. Estos son los factores más importantes a tener en cuenta:

  • La distancia: Primero, claro está, infórmate de triatlones cortos, como un Sprint o un Supersprint. Resiste a la presión de tus compañeros de hacer directamente una distancia más larga y compleja si no te sientes físicamente preparado/a o si estás empezando en este deporte. Date un tiempo para sentirte cómodo con la distancia más rápida-y corta-.
  • Calendario: Un planning de horas para entrenar un sprint suele ser de 12 a 16 semanas, normalmente dedicando una media de 30 a 45 minutos la mayoría de los días de la semana. Con una buena forma física, ¿podría completar uno antes? Obviamente sí: si sabes nadar, tienes bicicleta y tienes un mínimo de resistencia, podrías terminar uno mañana mismo. Pero es importante darnos unos meses para prepararnos como es debido. No obstante, tampoco es bueno excederse: si entrenas muchos meses para una misma prueba, te aburrirás y acabarás quemándote.
  • Camaradería: El triatlón es más divertido con amigos. En muchos clubes de triatlón, hay carreras con objetivos más “especiales” para el club, a las que ir acompañado/a. Si no formas parte de un club de triatlón, intenta hacer una búsqueda informal en Facebook sobre los comentarios de las carreras más populares.
  • Información sobre el recorrido: Consulta la página web de la carrera para ver si el recorrido se ajusta a tus preferencias y a tu nivel de experiencia. ¿Es una piscina, un lago o el mar? ¿El recorrido es con muchos altibajos o más bien llano? ¿Tienes un sitio -cerca de casa o del trabajo- con un terreno similar al de la prueba para entrenarte ahí?

Encuentra tu plan perfecto de entrenamientos

Los triatletas más principiantes tienden a subestimar la necesidad de trazar un plan previo, una estructura organizada que nos ayude a dedicar el tiempo y la energía en todas las disciplinas de forma más o menos equitativa. Además, mantener un seguimiento del rendimiento de nuestros entrenamientos es muy importante para que nosotros mismos o nuestro entrenador puedan evaluar objetivamente cómo de preparados estamos para la carrera.

Asegúrate en los entrenamientos de antes trabajar mucho  la técnica y, a ocho semanas de la carrera aproximadamente, trabaja la velocidad. Carreras con crono, series con tiempo en la piscina, etcétera. Además, siempre es aconsejable unirse a un club de triatlón, ya que se aprende mucho de la gente más experimentada y tus entrenadores sabrán guiarte según tus fortalezas y debilidades.

Ves con una buena táctica

No hace falta hacer hincapié de nuevo en el hecho de que es importante medir y regular los esfuerzos, porque si has hecho el entrenamiento necesario para la prueba, sabrás el esfuerzo que requiere cada parte y segmento. Un triatlón Sprint no es tan largo como para tener problemas musculares o de deshidratación, pero siempre es bueno aprovechar todas las fases de “velocidad libre” que se presenten en el recorrido, es decir, cualquier tramo no debas casi utilizar un esfuerzo extra.

Drafting

Desafía a alguien más rápido que tú en la natación, por ejemplo, o bien nada a su lado o directamente detrás de él y aprovecha que te abre camino a un ritmo más rápido. Pero recuerda: es importante que no te despistes y mires hacia dónde vas, levantando la vista de vez en cuando.

Velocidad en la transición

Sé rápido en la transición. Es la mejor oportunidad para recuperar los minutos perdidos. Sin duda, puede llegar a ser una parte clave en una carrera. Puedes practicarla con tu club de triatlón o bien, si vas por libre, en algún espacio amplio y seguro para dejar las cosas, cerca de donde suelas entrenar.

También puedes practicar en casa, quitándote el traje de neopreno y poniéndote el casco al mismo tiempo y saltando a la bicicleta mientras corres, antes de ponerte las zapatillas . El mejor consejo: pega la plantilla de dentro de las zapatillas para que no se doblen cuando tengas los pies muy mojados.

 

Comentarios

comentarios