Publicidad

En general sabemos que cuanto más aerodinámica, más eficiencia. Y eso significa que aumentará la velocidad sin necesidad de incrementar el esfuerzo para conseguirlo. ¿Quién no quiere esto?

Para el ciclista o triatleta amateur, rebajar un determinado parcial de bici puede ser una pequeña gran fortuna… Eso sí, cuanto mayor sea la distancia que se recorre, mayor será el tiempo que se puede recuperar. A continuación os detallamos tres herramientas que van a proporcionar esa “velocidad añadida” sin una gran repercusión para el bolsillo.

  1. Posición biomecánica:

Suele pasar: te gastas miles de euros en la mejor bici, en el mejor equipamiento aerodinámico… Pero dejas de lado realizar un análisis biomecánico que compruebe la mejor posición corporal. Es una gran contradicción, ¿verdad? La posición del cuerpo es el primer paso para ganar aerodinámica. Para estar en lo correcto, es necesario es acudir a un especialista en estudios biomecánicos, que adapten tu posición correcta a la bici.

A parte de ofrecerte una mayor aerodinámica, el bikefit va a dar la confianza y la seguridad de que estás en laposición ergonómica correcta que, sobre todo, va a evitar las temidas lesiones. El ajuste personalizado consta del análisis de la altura y posición del sillín, de la altura del manillar y la distancia entre los brazos y éste; además de la alineación de la cadera con la rodilla y el pie. Sin olvidar la posición óptima de las calas. Todo, con el objetivo de mejorar la eficiencia.

Publicidad

2. El casco:  

Tener un casco de contrarreloj es una solución factible si lo que estás buscando es reducir tiempo en el parcial de ciclismo; aunque hay gente que es reticente a comprarlo. La funcionalidad de este tipo de casco reside en disminuir la resistencia del aire alrededor de la cabeza, ya que actúa como disuasorio del flujo del aire. El tiempo que se ahorra irá en función de la velocidad a la que se circule.

3. Manillar aerodinámico

Otras de las vías para potenciar la aerodinámica es incorporar un manillar específico a la bici de carretera, asequible, y que va a funcionar bien en este sentido. Los hay de diferentes tipos, medidas. Por ello, es importante informarse de los que mejor convienen para cada situación o distancia; además de comprobar que se colocan correctamente. De no hacerlo, la posición ergonómica se verá afectada, cosa que no interesa ya que uno de los objetivos es prevenir lesiones.

Practicar antes de la competición es un requisito indispensable a tener en cuenta, para pulir detalles y para familiarizarse con el material.

4. Ropa ceñida

Hay muchas veces que el maillot ‘molón’ que nos regaló un amigo o nuestra pareja, resulta desafortunadamente, una talla más grande de la que nos pertoca. Craso error.

Nuestra vestimenta representa el mayor elemento de oposición contra el viento. Por lo que si estás dudando entre dos tallas, elige siempre la pequeña.

Para hacernos una idea, si tienes la imagen de un paracaidista, ¿Cuál es el mecanismo que utilizapara frenar su inercia? Exacto, abrir el paracaídas para aunar la mayor cantidad de aire. Si no quieres emular a estos maestros del viento, viste ropa lo más ajustada posible.

5. Ruedas de perfil

Invertir en un par de ruedas con perfil, puede ayudarte a mantener una velocidad elevada durante más tiempo.

Si bien en las subidas nos pueden penalizar ligeramente, a día de hoy, las mejores marcas fabrican modelos con pesos muy parecidos a las ruedas sin perfil.

El combo definitivo es la rueda delantera de tres palos y la lenticular trasera, aunque esta solo sea una combinación adecuada para días sin casi viento, algo difícil de encontrar en un triatlón de larga distancia, por ejemplo.

Publicidad