Publicidad

El loco canadiense amenaza con llegar con la motivación por las nubes tras su victoria en 70.3 Augusta y este descomunal entrenamiento en su cuartel general

Si hay algo por lo que no se ha carecterizado nunca Lionel Sanders, es por llevar una preparación demasiado acorde con el resto de sus competidores. Si hace unos días veíamos volar a Cameron Wurf sobre los 180km del IRONMAN Italia, el triatleta de Canyon no quiere ser menos,  y presenta sus credenciales para Kona con unos datos sobre las dos ruedas, que están al nivel de muchos ciclistas profesionales.

Captado por la cámara de un súperclase como Talbot Cox, Sanders explica de qué se va a tratar la paliza que tiene planeada. Ni más ni menos que un bloque de 3 x 30 minutos progresando de 350w hasta 360w, pero que según anota el de Windsor, esto se irá a 360-380w, “casi nada” para un animal como él. Ésta sesión es la primera de su aclimatación a las condiciones de temperatura y humedad que se va a encontrar a Hawaii, puesto que el reloj marcaba cerca de 33º y una humedad bastante elevada, con lo que la hidratación se convierte en un factor clave para sacar adelante el trabajo.

Para más índole, el entrenamiento lo va a realizar en su zona favorita para dar pedales, el Mont Lemmon, en Arizona. Una ascensión que culmina a más de 2.700m de altitud, con lo que implica que Lionel se va a tener que exprimir aún más en cuanto el volumen de oxigen en el aire empiece a disminuir. Sus parciales finales fueron de 362w, 355w y 341w, así que podemos comfirmar que el canadiense sufrió de lo lindo durante el total del entreno.

Publicidad

Pero por si esto le parecía poco a algún lector, cabe saber que todo esto lo hizo antes de una sesión de natación y una posterior carrerita (cómo no) en la cinta ubicada en su pain-cave , la ”habitación del dolor”. Finalmente, para rematar la jornada de 6h de entrenamiento, Sanders se desplaza al gimnasio para una sesión de fuerza y core… Kona está cerca y parece que Lionel prepara una buena.

Publicidad