Publicidad
imagen de youtubers
El triatlón está de moda y cada vez más adeptos se unen a la práctica de este deporte de las transiciones con más o menos intensidad. De entre todos estos encontramos el caso de Valentí Sanjuán,  director y presentador de  @vistolovistoTV, el programa de TV de y para las redes sociales, con 1,5 millones de espectadores online al mes.

Sanjuan se ha planteado un reto de ser finisher del Ironman de Lanzarote a seis semanas vista de una de las prueba de LD más importantes del panorama triatlético y paralelamente realizar un documento audiovisual para su canal.

Valentí, ¿dónde está la frontera entre un reto personal y un objetivo mediático en esta aventura en la que te embarcas?

La verdad es que no hay separación en un sentido: si yo no fuera alguien relativamente expuesto a los medios, me habría sido imposible tener todo tipo de facilidades para realizar el Ironman de Lanzarote, así como poder rodarlo todo para enseñarlo en primera persona. Es una suerte que Club La Santa me haya apoyado para enseñar el Ironman desde dentro, y haber contado con el apoyo de Where is the limit con sus entrenos, el soporte de Josef Ajram que me ha prestado la bici, y las gestiones del club para conseguir un neopreno Sailfish One, unas Merrell, material de Isostar… sin duda ellos harán que esta locura sea posible, y a cambio intentaré darles el máximo de visibilidad entre mis espectadores de Etiquetats (TV3) y Visto lo visto TV.

En cambio, no haría este reto si no fuera ahora mismo la ilusión de mi vida. No te pones durante un mes y medio a entrenar 3 y 4 horas diarias por obligación (almenos yo no) si lo que vas a hacer no es lo más parecido que tienes a cumplir un sueño: de superación, de admiración, y de respeto máximo hacia una prueba a la que desde hace mucho tiempo aspiraba, así como hacia los deportistas que se esfuerzan a diario para llevarla a cabo. Y además, muchos de ellos sin ninguna de las facilidades que, por mi trabajo, yo he tenido para preparar en tan poco tiempo el Ironman de Lanzarote

Publicidad

¿Qué les dirías a aquellos que ven esta incursión en el triatlón, y la preparación express del mismo como una falta de respeto a la prueba?

Que ni mucho menos es así, aunque entiendo que puedan pensar así, sobretodo los que no me conozcan. Y que si así lo creen incluso después de leer esta entrevista, les pido disculpas. Pero que lean hasta el final y luego juzguen ellos mismos.

Soy muy fan del deporte, he competido en fútbol desde los 10 hasta los 26 años, llegando a jugar hasta en 3ª división. Lo dejé hace 4 años por temas de trabajo y por una lesión muy grave en la rodilla. Desde entonces no ha pasado ni una sola semana en la que no haya añorado el compromiso con un equipo, el vestuario, la competitividad de los partidos, el compañerismo que se vive con la gente de tu equipo…

Desde hace un año empecé a entrenar para hacer una maratón después de casi 3 años sin apenas hacer deporte. No solo hice la maratón en 3,19 sino que en verano me fui al desierto a correr la Isostar Desert Maraton, con 47 km en pleno mes de julio. La disfruté como un niño, y la sufrí como nunca antes había sufrido corriendo.

Con esto quiero decir que, a pesar de que también empecé a entrenar esa maratón gracias al soporte de Clubs DiR y Josef Ajram para hacer piezas para Visto lo visto, jamás me lo tomé como un “vamos a hacer algo mediático” y listos. Correr me ha cambiado la vida, casi tanto como hacer longboard a diario. Es mi manera no solo de estar en forma, sino de desconectar de los problemas del trabajo al mismo tiempo que intento superarme cada día.

Lo mismo me pasa con el Ironman. Siempre he respetado mucho esta prueba. A nivel aspiracional es algo que siempre había pensado que estaría fuera de mi abasto, y siempre he visto a la gente que la hace, y con regularidad, como una especie de superhéroes. Siento gran admiración por ellos. E intentar hacerlo, aunque sea de una forma poco ortodoxa, me hace muy muy feliz.

A pesar que el titular reza que preparas este reto en un mes y medio, sabemos que no partes de cero. Nos parece importante que se conozca que ya tienes cierto fondo físico y incluso alguna maratón en tu currículum. ¿De dónde partes en las tres disciplinas para  atravesar con éxito el arco de meta de Lanzarote?

De cero en natación y de cero en bici. Jamás me he subido a una bici, jamas he nadado en el mar. Estoy dedicando este mes y medio de entreno a nadar mucho en la piscina, y a hacer, según los entrenos que me pasa Ferran Almeda de Where is the limit, muchas horas de spinning.

Este martes me he montado por primera vez en una bici. Ha sido haciendo el reconocimiento de los 90km del Challenge de Calella. Y me he sentido muy bien. Unas 3 horas y media con un buen desnivel, y disfrutando como un enano. Rodeado de corredores de verdad. Tomando nota de cada comentario y consejo que recibo.

A diario nado entre 2 y 3 km en la piscina de DiR Diagonal, que me ayuda en la técnica con uno de sus mejores entrenadores. Soy un desastre nadando, pero ya aguanto distancias en piscina. En el Xtrememan de Salou, será mi primer contacto con el mar.

En cuanto a correr, llevaba más o menos un año y medio corriendo y ahí si me veo bien preparado.

¿Crees que tu caso es un buen ejemplo para alguien que quiere debutar en triatlón?

Creo que no, aunque puede que sí. Me explico: sé que me he saltado todos los pasos. Sé que lo hago de una manera en la que podría lesionarme, o incluso aborrecer la triatlón casi antes de empezar. Así me lo transmitió Ferran Almeda cuando le conté el reto: un mes y medio para preparar el Ironman de Lanzarote.

Ferran fue el primero en decirme que estaba loco, que no era prudente, y que seguramente sería imposible. Pero creo que también captó la ilusión (y la inconciencia) que le transmití en esa primera reunión.

Sé que hay una manera ‘normal’ y aceptada de hacer las cosas. Y sé que si se hacen así, es por algo. Porque es lo más recomendable, porque es lo más lógico.

No es ni la primera última vez que rompo con lo habitual. No quiero sacar pecho de ello, pero tampoco creo que tenga que avergonzarme. Es cierto que estos días, cuando alguien me pregunta “oye, eres el que está preparando el Ironman de Lanzarote en un mes y medio, no?”, me da entre apuro, vergüenza y un cierto orgullo. Pero qué quieres que te diga, nunca he sabido esperas, y cuando me salió la ocasión de intentar cumplir un sueño como éste, no supe (ni quise) decir que no.

Así que, en este sentido, también me gustaría decir que cada uno luche por aquello que le motive, y si en un momento dado sientes que debes y puedes hacer alguna cosa, por más loco que lo vean los demás, tira palante!

En el video de presentación de tu sueño en tu canal nos hablas de la colaboraciones en forma de asesoría y cesión de material.¿Han sido estas ayudas importantes en el momento de lanzarte a la piscina? (nunca mejor dicho)

Totalmente. Sin la ayuda y comlicidad de Isabelle de Club La Santa, el súper asesoriamiento en todos los sentidos de Where is the Limit, con Ferran, Pol, Marc, Josef; la gran implicación a través de ellos de Pepe de Sailfish, o de la gente de Merrell. Sin nada de todo esto habría sido posible, y menos en un tiempo récord. Solo puede que estarles enormemente agredecido por confiar en mi, y en mis ganas locas de intentar conseguir esta locura.

Respecto a la producción audiovisual paralela, ¿podremos ver en ella el tono satírico y humorístico que te caracteriza? ¿qué expectativas tienes del resultado final , audiovisualmente hablando?

Creo que en los vídeos semanales habrá más parte de humor. No sé qué pasará en la pieza final, porque gravarte mientras estás sufriendo no es tan fácil. Me gustaría tener una pieza más emocionante, pero sin renunciar a otra con el estilo más pillo que entiendo que caracteriza mis programas así como mi carácter.

[youtube id=”yjLiCiEamSE” width=”620″ height=”360″]

facebook
@valentisanjuan

imágen de blogspot.com

Publicidad