Publicidad

Aprovechamos la charla que Marcel Zamora dió con motivo de nuestro aniversario para que el catalán fuera entrevistado por nuestro colaborador Pablo Bosch. El reciente vencedor de Extreme Man Getxo analiza su temporada 2013 y sus nuevos objetivos

Hablamos contigo a principios de año y nos comentaste que esta temporada ibas a priorizar las carreras que más te apetecían buscando nuevas y diferentes sensaciones. ¿Cómo te está yendo hasta el momento este inicio de temporada?

Está siendo un inicio de temporada muy bueno y muy positivo. Empecé el año en Chile, compitiendo en enero en un lugar y un momento del año donde no había competido en ninguna de mis anteriores temporadas. Además estuve allí viviendo con un amigo, Israel Escudero, por lo que fueron una especie de semi-vacaciones. Pero conforme iban pasando los días, me iba animando más y más. Al final, estuve un mes allí, y el hecho de que fuera verano en Chile y entrenar con calor en enero, fue un cambio que yo creo que me ha sentado muy bien. Este cambio a principio de temporada pienso que psicológicamente ha sido muy positivo y en la carrera fue mejor de lo esperado. No iba a buscar resultado y salió bien, y empecé con una dinámica de competir para disfrutar. Y al final ese punto de disfrutar me llevaba a hacerlo bien.

Después del stage en Chile hice dos carreras de mountain bike, la Andalucía Bike Race y la Cape Epic sudafricana, para posteriormente ya centrarme en el triatlón. Con esa base de bicicleta de montaña, preparé Tailandia que es una carrera con mucho calor y que se adapta mucho a mis condiciones. Hice pódium con muchos triatletas buenos compitiendo y con una carrera a pié de 30 kilómetros muy dura y remontando. De ahí salí muy reforzado. Luego tenía la duda de si competir en el IM de Brasil o hacer algunos ‘half’, y al final me decanté por los medio ironmans. El tema era sobre todo cambiar de aires y no volver a Niza, por lo que cualquier objetivo era bueno para hacerlo diferente.

Conocida es tu debilidad por Embrunman, donde has cosechado tres victorias. ¿Cómo va tu preparación del que dicen es uno de los triatlones más duros y puros del mundo?

Publicidad

Ahora estoy mucho mejor, porque al no llevar la base que llevaba otros años para el IM de Niza, he tenido que preparar mucho antes Embrun. Realmente es el objetivo principal de la temporada. Es una carrera diferente y muy extrema, con un circuito de bicicleta muy largo con muchos puertos. La preparación ya la conozco, al haber hecho esta carrera cinco veces y saber lo que busco. La parte más dura de la preparación va a llegar cuando me vaya en breves a Alpe d’Huez, donde aprovecho para hacer el triatlón olímpico y me quedo dos semanas entrenando por allí. Es el hecho de entrar en el terreno, hacer muchos kilómetros y a partir de allí es cuando sabré si estoy preparado para ganar o no. Lo bueno es que ahora no estoy lesionado y me hace mucha ilusión volver a ganar. Este último mes es cuando viene lo duro.

Así, ¿qué preparación exige luchar por la victoria en una carrera de este tipo?

Si piensas en la victoria, todo es muy psicológico. A nivel de entrenamiento, las preparas todas igual, vayas a ganar o no. Al final, eres profesional y la mentalidad siempre es de ganar. Pero cuando es una carrera que has ganado, ya sales con el factor de confianza que a veces no tienes en otras carreras que no se te dan tan bien o que son nuevas y no sabes cómo vas a competir. Embrun es una carrera que me la conozco como la palma de mi mano: sé dónde tengo que atacar, se dónde se pueden escapar mis rivales y si me pueden sacar mucha distancia, si lo puedo recuperar en la maratón, etc. Además es una carrera súper dura, y yo como persona tozuda que soy, es una carrera que me va como anillo al dedo.

Compitiendo en atletismo desde muy pequeño, ¿de qué manera ha repercutido esto en tus victorias en Niza, Embrunman o Calella, entre otras muchas carreras?

Yo creo que el hecho que empezara tan pequeño en el atletismo, ha hecho que me formara como un atleta de fondo. Y luego concretamente en el tema de las victorias, pienso que me ha dado el plus ese que sabes que, a pesar de no bajar el primero de la bici, eres si no el mejor, uno de los mejores corredores y puedes remontar. De cara a los demás corredores es un plus que tienes que te da mucha confianza para afrontar la parte final a pesar de que sea muy dura. Sabes que eres el mejor corriendo y yo creo que eso es lo que me ha dado las victorias en Niza o en el Challenge. No bajarte de la bici el primero pero saber que vas a hacer una maratón espectacular y acabarás remontando hasta la victoria.

Aspectos como la dieta rigurosa o el descanso milimetrado ya es sabido que no son muy amigos tuyos, y entrenando, funcionas a la vieja escuela, sin pulsómetro. A pesar de esto, tus resultados son excepcionales. ¿Cuál es tu secreto entonces?

El secreto está en la genética. Al final habrá mucha gente que a pesar de que entrene las 24 horas del día o que entrene conmigo los mismos volúmenes o la misma intensidad, no llegará a mi nivel porque tengo la suerte de tener una genética súper buena. Y además se cuidan y entrenan más específico, pero a pesar de esto no me acaban de ganar. Y yo creo que esto tiene que ver mucho con mi genética y las anteriores victorias. En las actuales ya es confianza, sabiendo que eres caballo ganador y que estás un punto por encima de tus rivales. Y tampoco tengo esa obsesión por ganar algo nuevo. Si viene una victoria que no tenía en mi palmarés, excelente, pero en el fondo, en mi carrera deportiva he hecho más de lo que creía que podría hacer y no tengo que demostrar nada a nadie. Al final compito porque me gusta el triatlón, me encuentro a gusto, no tengo lesiones y lucho por ganar. Al final ese punto de confianza te hace no perder los nervios en medio de la carrera y saber que la carrera es muy larga y que en la maratón las cosas pueden cambiar mucho.

En poco menos de tres semanas vuelve una nueva edición del MZTri Camp, nuevamente en los majestuosos parajes de La Cerdanya. ¿Qué destacarías como novedades de esta edición?

Para la gente que venga nueva, que sepa que va a aprender mucho, porque Álvaro Rance es una persona que sabe mucho, por lo que no sólo será salir a correr o ir en bici, sino que será aprender a ir bien en bici, aprender a correr, ejercitar la técnica de carrera y la natación. Pero por encima de todo, el pasárselo bien, ya que al final somos como una pequeña familia y nos reímos mucho. Los triatletas cuando se van dicen que parece que nos conociéramos de toda la vida. Yo creo que el entorno y la cercanía que transmitimos a la gente que viene al MZ Tri Camp, lo hacen distinto a la mayoría de campus de triatlón. Álvaro y yo somos auténticos apasionados del triatlón y lo que queremos es transmitir esa pasión y ayudar a resolver las inquietudes que tengan los triatletas.

Entonces, los objetivos acaban siendo los de formar a los triatletas y conseguir que se diviertan practicando este deporte, ¿no?

Sí, apartando la parte económica que evidentemente también existe, lo que queremos es poder ayudar a los triatletas a conseguir sus objetivos y sus metas, y que acaben disfrutando de los entrenamientos. En el campus buscamos que vengan y aprendan, pero sobre todo que se vayan satisfechos de tener nuevos amigos y de haber visto el triatlón de una manera diferente que no es sólo el que se respira en las carreras.

Por lo tanto, ¿son Bike a Porter o el MZ Tri Camp iniciativas para seguir vinculado al mundo del triatlón a cuando no estés en la primera línea de competición?

Pienso que sí, todo depende de si el boom que hay ahora por el triatlón es efímero o puede durar unos años y puede servir para darnos de comer. De una manera u otra, estas son dos actividades que he empezado pero yo creo que cuando me retire, habrá más cosas con las que podré seguir vinculado al triatlón.

“¡Quién quiere una vida mejor!” es el título de tu libro. ¿Veremos alguna incursión más tuya en el mundo de la literatura? ¿Qué supuso para ti escribir este libro y contar anécdotas que si no, quedarían en el olvido?

¡Sí! Estoy preparando otro, pero no se puede hablar mucho hasta que no esté más avanzado. Estamos trabajando en otro libro diferente, más enfocado al entrenamiento. Por otro lado, creo que la oportunidad de un libro es abrirse y contar mi vida respecto al triatlón. Lo que buscaba transmitir era que la gente viera que un profesional es una persona normal, a pesar de que nuestro trabajo sea nadar, ir en bici y correr. Al final somos personas normales, con inquietudes, problemas, el acercamiento de la familia, los amigos, y para nada somos robots de ganar. Luego también, a la gente que no conocía mucho el triatlón, mostrarles un modelo de cómo disfrutar de este deporte de forma profesional. Y también para la gente joven, que se puede llegar a ser profesional del triatlón.

Después de una vida como deportista de élite y a tus 35 años, ¿cómo te planteas el futuro fuera de la competición como PRO? ¿Sabrías vivir sin deporte?

Sin deporte, no; sin triatlón, sí. Hay muchos otros deportes que me motivan. Pero sin deporte, rotundamente no, porque lo he hecho deporte desde pequeño y al final me faltaría algo. Es como si me preguntaran si sabría vivir sin comer o sin dormir. Evidentemente en un futuro no lo haría ni cada día, ni con la misma intensidad que ahora, pero seguro que seguiría haciendo deporte a otros ritmos y con otros objetivos. Con 35 prefiero ir año a año, y tampoco me planteo mucho mi retirada, a pesar de que la veo más cerca que cuando tenía veinticinco años, está claro.

Y a nivel amateur, ¿cómo aconsejarías a una persona que quisiera iniciarse en el triatlón para que piense como tú y diga: ¡Quién quiere una vida mejor!?

Para querer una vida mejor disfrutando del triatlón, es intentar compartirlo con gente, salir cuando te apetece y no obligarte cuando hace mal día o estas cansado, porque ahí es cuando empiezas a ver en la balanza si estás dando mucho, incluso demasiado. Yo creo que la clave es no obsesionarse, a pesar de que yo me obsesioné porque vi que se me daba bien. Pero al final es salir, terminarlo y por encima de todo, disfrutarlo. En definitiva, buscar mejorar pero sin apartarte de los amigos, la familia y la vida real.

imágenes de eurotri.com

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí