Reflexiones de Alex Panayotou, camino de los 400 kms Non-Stop

0
La corredora de ultra fondo Alexandra Panayotou sigue gastando la suela de sus zapatillas y acumulando kilómetros para afrontar con las máximas garantías posibles el que será su último reto solidario, “Running 4 Her”.

Esto es, correr 400 kilómetros de forma continuada entre Sant Cugat del Vallès y Gerona (Cataluña), entre el 4 y el 7 de junio de este mismo año. Lleva entrenando fuerte desde hace más de 5 meses, y la semana pasada completó un mini-reto (como ella misma lo llama) para conocer de primera mano, su estado de forma. Corrió 170 kilómetros en Gerona y Barcelona y, sólo dos días después, completó el Maratón de Barcelona. Hemos querido hablar con ella después de este desgaste físico, que para muchos ya sería un reto en mayúsculas, y saber cuáles son sus reflexiones ahora mismo, a menos de 3 meses de su desafío.

“Estoy muy contenta de haber llevado a cabo este mini-reto porque me he dado cuenta de varias cosas”, nos reconoce antes que nada Panayotou, una atleta con una biografía tan lejana como sus mismos proyectos (nació en Irlanda, pero se crió en Grecia). “Después de correr los 170 kilómetros entre Gerona y Barcelona (entre el 12 y el 13 de marzo), estaba muy, muy cansada. Además, estuve muchas horas de pie en el stand del Maratón, promocionando mi reto, y no pude descansar”. Y nos reconoce, sin tapujos: “si no hubiera sido que había prometido a algunos amigos correr con ellos, no habría cumplido mi promesa de tomar parte en el Maratón”. Pero la verdad es que, sin mirar el crono, y “únicamente saliendo a trotar, me lo pasé en grande. Nunca me lo había pasado tan bien corriendo un maratón”. Tanto es así que Alex llegó a bailar en algunos de los puntos de animación del recorrido. “Estaba muy cansada, pero muy contenta, empecé bailando y crucé la línea de meta bailando”.

AlexEste tipo de entrenamientos, realmente largos y arduos, pueden llegar a suponer una “arma de doble filo”, tal y como asiente la misma atleta de ultra fondo. Por un lado, “no pensaba pasarlo tan mal durante los 170 kilómetros entre Gerona y Barcelona”. Pero, por el otro, “de cara al reto brutal de junio, necesito tocar el sufrimiento al que me voy a enfrentar”. No es masoquismo, sino simplemente preparar “la cabeza para el dolor que va a sufrir. Tocar el sufrimiento, ya que parte del trabajo es tocar el dolor”. Es un aspecto “vital”, y también hay que entrenarlo. En este sentido, la atleta admite que ha notado algunos cambios desde su último reto. Tiene dos años más (44), y eso le ha provocado sensaciones físicas diferentes, “sobretodo molestias a la hora de comer y beber”. Además, también ha sufrido algunas incomodidades con las zapatillas que requieren un retoque en las plantillas. Cuestiones que va a tratar de resolver cuanto antes para llegar con las máximas garantías al reto del mes de junio.

A día de hoy, Alex confía plenamente en la consecución de “Running 4 Her”. “Si no fuera así, lo dejaría ahora mismo. Lo encaro con mucho respeto, pero voy a lograrlo”. Y que sea un éxito o no, dependerá, en gran medida, del aspecto mental, tal y como nos admite. De todas formas, “hay que seguir entrenando y acumulando muchos kilómetros”. En algunas semanas, Alexandra Panayotou suma más de 200. Uno de los grandes peligros es padecer una lesión. “No tengo miedo a lesionarme, pero sí respeto”. De hecho, nos cuenta como por una nimiedad casi estuvo a punto de lesionarse en su último proyecto, corriendo 315 kilómetros non-stop en Gran Bretaña. El cambio del asfalto entre este país y España “me afectó “muchísimo”. Por suerte, “durante los últimos 7 años he aprendido a escuchar a mi cuerpo y no he sufrido ni una lesión. Con esta experiencia, sé valorar muy bien en qué fase estoy. No sólo de cansancio, sino también de cómo afecta el trabajo y el resto de mi vida a mi entrenamiento y preparación.”

Durante todo este año, Panayotou está llevando un control médico en la clínica Ergodinámica (www.ergodinamica.com), sobretodo a nivel de analíticas y de corazón. Lamentablemente, dice, en “Running 4 Her” “no tenemos presupuesto para poder tener un control médico en directo durante el reto. Tendré que fiarme del conocimiento de mi cuerpo y del trabajo de mi equipo”. La corredora también quiere dejar claro que todo ello es posible “sin tomar ninguna sustancia externa anormal”. De hecho, nos cuenta como en su anterior reto de 315 kilómetros, no tomó “ni tan siquiera un gel”. “Evidentemente, llega un momento en que tu cuerpo se apaga, pero ahí hay que seguir luchando. Puede ser que en la tercera noche del reto tenga que dormir un par de horas hasta que haya pasado el bache. Somos capaces de hacer mucho más de lo que creemos. Mis experiencias anteriores me lo han demostrado”.

Si hacemos un balance de todo lo que ha hecho durante los últimos 8 años, nos encontraremos con verdaderos desafíos. Casi inhumanos, y siempre culminados con éxito. 188 kilómetros en solitario dando vueltas al estadio del Crystal Palace en Inglaterra (abril 2012); 315 kilómetros en solitario (octubre 2011); cruzar los 1.000 kilómetros de los Pirineos en 12 días (septiembre 2010); 2010 kilómetros en solitario para promocionar los Europeos de atletismo en Barcelona (julio 2009); carrera corriendo contra un caballo (125 kilómetros) entre Montserrat y Ripoll, que ganó (noviembre 2008), por poner sólo algunos ejemplos. Panayotou admite, sincera, que “no quiero que los retos lleguen a ser una obsesión, como sí veo que le ha pasado a mucha gente que ha destrozado sus vidas”. En este caso, menos de cinco mujeres han corrido 400 kilómetros sin parar. Un dato que no tiene ningún valor para la ultra fondista. “Cuando afronto un reto yo no compito contra nadie. Ni contra la historia. Sencillamente, estoy luchando conmigo misma. Es una metáfora de la vida”.

Contrariamente a lo que mucha gente piensa, Alexandra Panayotou no vive de sus retos. De hecho, una de las partes más complejas de la preparación es poder combinar el alto nivel de exigencia física con su jornada laboral personal como conferenciante y creadora de programas de desarrollo personal y profesional. “El sacrificio que hago es muy grande. Desde ahora hasta junio, tendré que ser muy estricta y dejar de lado todo lo que no forme parte de mis entrenamientos y mi trabajo, si quiero llegar sin lesiones”. Y, precisamente, es este aspecto de sacrificio personal el que ha conllevado que este sea el último desafío de la atleta de ultra distancia. “Hay días en que mi jornada laboral se prolonga más de 10 horas. Durante 6-7 años, he llevado este ritmo. No podemos seguir así con Frank, casi sin vivir los dos y sin tener una vida normal de pareja”.

Alex running 4“Running 4 Her” es mucho más que un reto deportivo donde Alex intentará correr 400 kilómetros sin parar. Detrás, hay un proyecto solidario que pretende promocionar la fortaleza de la mujer en la sociedad actual. En este aspecto, unas 65 alumnas del colegio la Vall (Bellaterra) han trabajado durante todo este curso en todos los ámbitos reales que conlleva: la promoción, la obtención de fondos, la publicidad, la importancia de las redes sociales, el marketing, etc. “Una experiencia que algunas de ellas han aprovechado para tener un primer contacto real con un proyecto de carne y hueso”, nos comenta Alex. Paralelamente, una productora británica está filmando un documental sobre el mismo. Una cinta que enorgullece a la corredora: “si algo va a dejar claro, es que con un sufrimiento espectacular a nivel físico y mental se puede llegar muy lejos en la vida. No se trata tanto del esfuerzo físico, sino de demostrar que con la fuerza mental podemos superar los baches más duros”.

Panayotou también quiere reconocer la labor de su equipo, de la gente que la ha acompañado en este viaje. “Tienen una importancia enorme. No sólo durante el reto sino también en todo el recorrido que iniciamos el pasado año. Ahora bien, durante el transcurso de “Running 4 Her” dependeré en gran medida de ellos. No sólo a nivel organizativo de facilitarme hidratación, comida y todo lo demás. Sino, por encima de todo, el apoyo emocional y el corazón que me darán para seguir adelante. Si el equipo no estuviera unido y no fuera alegre, sería un peso más a asumir por mi parte”. El equipo de Alex genera “alegría de la buena”, como siempre dice la sonrisa del ultra fondo (el nombre de su libro, y apodo con el cual también se la conoce). “Es como la música que me acompaña durante todo el recorrido. Genera un ambiente de entusiasmo que puede suponer un empuje emocional en los momentos de máxima dificultad, que los habrá, y muchos”.

Y después de “Running 4 Her”, qué será de Alex?, le preguntamos para terminar. Tiene claro que debe ser su último desafío porque ha dejado muchas cosas de lado tanto a nivel personal como profesional, como ya hemos contado anteriormente. Por ejemplo, “hace más de un año que no escribo y mucha gente se ha puesto en contacto conmigo porque a través de mi libro les he ayudado a salir de una situación difícil y a tener más confianza”. Alex desea poder compartir con los demás, a través de sus libros y sus programas, todo lo que ha vivido a título personal y como corredora para mejorar la existencia de los demás. Desde Triatletas en Red le deseamos toda la suerte del mundo para que su reto final, “Running 4 Her”, sea todo un éxito. A kilometrar, Alex!

Más información en:

www.running4her.com

www.alexandrapanayotou.com

www.alexlivingexcellence.com

@Marc_Cornet

Comentarios

comentarios

Share.

About Author