Publicidad
Robert Mayoral – El pasado domingo se celebró una travesía diferente de lo habitual o, de lo visto hasta ahora, al menos, yo nunca había visto esta modalidad.

La novedad siempre suele gustar y, si funciona y se desarrolla según lo previsto, todavía gusta más. La innovación de esta travesía era la la participación en DUOs, es decir, la clasificación no era en formato individual sino que, teniendo en cuenta el duo ( o pareja/equipo) el que último llegara a meta.

Diferentes categorías, femenina, masculina y mixta, y diferentes grupos de edad, atendiendo a la suma de edades de los dos componentes, -40, 60-80,80-10,+100…una atractiva clasificación y con posibilidades muy variadas para competir.

En mi caso, gracias a TRIATLETAS EN RED y LIFE FOR EVENTS, pude disfrutar de una inscripción par disputar la prueba y, que mejor manera que poderla disfrutar junto al que ha sido mi compañero de todas las travesías en las que he participado este año, Daniel Sanchez, que se dice pronto, aunque él haya hecho alguna más incluso…creo que una bonita manera de decir adiós a una temporada fantástica de natación, con muchos metros, muchos eventos y, sobretodo, mucha satisfacción personal.

Encuadrados en el grupo o en uno de los grupos más comunes, ya que ambos estamos en los treinta y tantos, es decir en categoría masculina y GGEE 60-80, un grupo en el que a priori, se preveía difícil. Cartel de inscritos de lujo, nombres como Hector Ruiz, los hermanos Guillem y Adrià Pujol, Jonathan Gomez, Santi Pellejero, Alberto Parrilla, los hermanos Pedro y Laura Roldán…

Publicidad

Podíamos  planificar la travesía de diferentes maneras, todas respetables y muy aptas como tácticas para estar lo más arriba en la clasificación, pero atendiendo a que es una travesía diferente, por parejas, creo que lo más lógico era afrontar la travesía nadando en pareja, ayudándonos mutuamente, tirando uno del otro cuando se flojea, marcando el rumbo más directo quien mejor se orienta, en definitiva, formando un auténtico equipo.

El problema estaría en la salida, difícil mantener contacto visual uno con el otro entre tanto nadador junto, así que la comunicación, no solo antes, sino también durante la prueba sería importante….Optamos por salir por el margen izquierdo mirando hacia el mar, debíamos encarar una boya al frente y luego girar a la derecha y nadar en paralelo a la costa 3000 metros, para volver a la playa, desde El Masnou hasta Montgat.

Tuvimos un día muy bueno para nadar, temperatura del agua genial, mar calmado, incluso con corriente a favor y un agua muy cristalina y con alguna medusa dispersa, todos los ingredientes para hacer una buena travesía.

Como travesía “corta” y el nivel de nadadores no defraudó en la salida, fue un visto y no visto, en apenas 3-4′ minutos ya estaba casi todo el pescado vendido, los cracks ya mandaban al frente y los demás intentábamos no perder el contacto con la pareja, aquellos que habíamos optado por nadar juntos, a la vez que no perder ese grupo donde poder exprimirse un poco más.

Hicimos una mala salida, demasiado abiertos a la izquierda, pero fue llegar a la primera boya, y arrancar la moto, pronto nos hicimos un hueco para nadar lo más recto posible encarando ya las siguientes boyas y pudimos coger un buen ritmo.

Hasta el primer mil, estábamos dentro de un grupo bastante numeroso, hasta entonces Dani y yo nadábamos perfectamente coordinados en paralelo, sin problemas, lo más difícil, que era la salida, ya había pasado. Poco a poco el grupo iba perdiendo unidades, el ritmo se iba acelerando por momentos, un nadador primero por la izquierda y luego Dani, por la derecha, hicieron un cambio de ritmo importante, quedando el grupo reducido a 6 nadadores, de nuestro suponer 3 parejas.

Al primer cambio no estuve demasiado atento y quedé algo descolgado, junto a otra pareja, o trío, a mis pies….estaba a punto de perder contacto con Dani y, así perder toda posible referencia en la travesía…así que tuve que hacer un esfuerzo extra, para conseguir enlazar de nuevo con Dani y los otros cuatro nadadores, los dos que me seguían a mi, se quedaron por el camino.

Acoplado bien en el grupo, comienzo a deslizar cómodo, nadando largo, sin secuelas de los 50 km de carrera del día anterior, pero justo antes del paso por el 2000 otro cambio de ritmo surge en el grupo, esta vez sí que estoy atento, y consigo aguantar, no sin problemas…pero al menos no me descuelgo, sí que queda atrás otra pareja, con lo que nuestro grupo se reduce ya a solo 4 unidades…

Por delante, los que mandan están muy lejos, totalmente inaccesibles, por detrás, aunque estamos haciendo hueco, no podemos dormirnos….Voy dando algún toque a Dani en los pies, para indicarle que estoy ahí y que incluso puede apretar un poco más…

La otra pareja tiende a nadar más por el exterior, Dani más por el interior, así que yo me quedo un poco en medio y observando las boyas que se aproximan, por aquello de corregir lo menos posible la trayectoria. En un momento determinado el grupo se vuelve a tensar, nadando casi en paralelo los cuatro nadadores, vamos a cual más rápido, aunque nosotros conseguimos sortear la boya mejor ubicados para encarar la siguiente, es el momento del último cambio de ritmo, Dani lo lidera y yo pegado a pies, sufriendo un poco lo mío y, ahora sí, acordándose mis piernas de esos 50 km de ayer….

Toca hacer un último esfuerzo, hacemos un hueco importante y ya definitivo antes de girar la última boya, últimos metros y ya vemos el arco de meta….por fin, jajaja…a veces se puede hacer muy larga una travesía “corta”….llegamos a la playa juntos, tal y como habíamos previsto, nos ponemos en pie y salimos juntos, ocupando el puesto 25-26 de la general, ambos con el mismo crono 40.08, con lo que ese sería nuestro crono para la clasificación.

Gran trabajo en equipo, aunque Dani aportó más que yo, marcando un ritmo muy fuerte y haciendo una pequeña selección natural en progresivo, yo bastante tuve en aguantar los tirones y corregir un par de veces el rumbo…jejejeje.

Nuestro objetivo estaba conseguido, poner punto y final a la temporada con buen sabor de boca, habiendo dado todo lo que se podía dar, en duo y satisfechos…y, esta vez, nuestro objetivo tuvo también un premio, el poder volver a subir al podio, de nuevo juntos, pero esta vez en el mismo peldaño, y en lo más alto del escalón, siendo primeros en categoría masculina del grupo de edad 60-80, algo que para nada contábamos hacer atendiendo al nivel de la prueba.

Gran punto y final a la temporada de natación 2013!

@lifeforevents

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí