Publicidad

Desde EnkarterriTri mediante Jone Abad nos traen hoy un articulo sobre la más que escuchada y muy poco conocida paleodieta.

Cuando estudié Fisioterapia aprendí la interrelación de todas las partes de nuestro cuerpo. Pero ha sido en la práctica clínica diaria donde realmente he sido consciente de la asombrosa, pero lógica, relación que se da cuando un problema en el pie nos causa un dolor en la espalda y viceversa, o cuando un problema emocional prolonga un estado inflamatorio.

Mis ganas por conocer más nuestro cuerpo y entender mejor el origen de muchas patologías que trato en la consulta, me llevaron a formarme en fisioterapia deportiva. Y es aquí, cuando empiezo a descubrir que la fisioterapia es mucho mas que tratar “una rodilla”. Lo que realmente nos lleva al éxito en un tratamiento es tratar el cuerpo en su conjunto, como si de un engranaje de reloj se tratara, prestando atención al sistema psicológico, neurológico, inmunológico y endocrinológico. Si uno de estos sistemas falla el resto queda tocado.

Cuando el sistema digestivo esta inflamado, con gases, estreñido… hará que estemos peor de energía, que nuestro nivel de concentración disminuya, que estemos más irritables, que seamos más sensibles al dolor y que tengamos más predisposición a las lesiones ¿Por qué?…¿Cuál es el combustible de nuestro cuerpo? Los alimentos, ¿Verdad? ¿Y donde son absorbidos? En el sistema digestivo ¿Cierto, no? Por lo tanto, es lógico pesar que la alimentación es un pilar muy importante si de salud y rendimiento hablamos. De ahí, esta frase que tanto me gusta, y que resume a la perfección esta idea: Somos lo que comemos y estamos como cagamos.

Con el propósito de encontrar una “dieta” que se adaptara en todos los aspectos a un estado de salud adecuado, se crea la paleodieta. (en 1995 por Loren Cordain, aclamado nutricionista)

Publicidad

La paleodieta

La paleodieta es  el conjunto de hábitos alimenticios basados en los principios dietéticos de nuestros ancestros de la Edad de Piedra (paleolítico) con el objetivo de mejorar la salud y el rendimiento deportivo.

En definitiva, seria comer y beber tal y como nos lo pide nuestra genética. Consiste en dar protagonismo a todo aquello que teníamos a mano cuando surgimos como especie y eliminar de nuestra alimentación habitual todos los alimentos nuevos, aquellos que empezamos a usar con la llegada de la agricultura y a partir de la revolución industrial.

Por lo tanto:

Alimentos de la edad de piedra Alimentos nuevos
  • Crustáceos
  • Frutas
  • Verduras
  • Raíces
  • Frutos secos
  • Pescado azul
  • Carne magra
  • Huevos
  • Cereales
  • Harinas
  • Lácteos
  • Azucares
  • Bollería
  • Aceites vegetales
  • Grasas trans (mantequillas, galletas)

Aunque se apoya en sólidos argumentos científicos y a pesar de haber sido probada por deportistas, la idea de alimentarse de modo similar a como lo hacían nuestros ancestros prehistóricos no goza generalmente de buena aceptación entre muchos científicos y deportistas, ya que contraria gran parte de lo que siempre nos han enseñado  a creer en cuestión de alimentación.

Cuando sugiero comer de este modo inmediatamente recibo argumentos en contra, de hecho yo también los tuve. Es probable que del mismo modo que me pasó a mi, os venga a la cabeza la imagen de la pirámide nutricional que todos conocemos, en la que se le da mayor importancia a los carbohidratos basados en cereales. También es probable, que al igual que muchos deportistas y preparadores físicos seáis unos adeptos de la dieta tradicional para deportistas, a base de abundantes cantidades de carbohidratos (cereales, pasta, arroz y patatas).

Es normal que estéis experimentando un cierto escepticismo, también lo hizo Joe Friel, entrenador de triatletas y ciclista de elite que colaboro con Loren Cordain en la adaptación de la paleodieta. Joe seguidor incondicional de la dieta tradicional para deportista aceptó el desafío de Loren de probar la paleodieta. Este desafío acabo desencadenando efectos que llegaron muy lejos. A finales de la década de los noventa, Joe recomendaba ya la paleodieta a los atletas bajo su tutela (entre otros Ryan Bolton, miembro del equipo olímpico estadounidense de triatlón en las Olimpiadas de Sydney del 2000, y ganador también del Triatlón Ironman USA.)

Por lo tanto, el escepticismo no es malo, es bueno que surjan dudas, nos llevara a plantearnos preguntas, a crearnos curiosidad y a querer saber más. Por eso, espero haber creado un pequeño debate interno en cada uno de vosotros con el propósito de seguir profundizando más en el tema en un siguiente artículo.

@joneabad

Publicidad

2 COMENTARIOS

  1. Yo no soy la mejor persona para opinar sobre este tipo de alimentación porque soy vegetariana, aún así y por el interés que tengo siempre por conocer todo lo que ingerimos y estar lo más sana posible discrepo en varios temas y a ver si alguien es capaz de explicármelo.
    Comparto el hecho de consumir productos lo menos procesados/refinados posible, pero hay algo fundamental que no logro entender. Como se puede “prohibir” el consumo de cereales, usados desde hace muchísimos años también y con beneficios demostrados como la avena, la espelta, etc… Pero en cambio es aceptado consumir mantequillas y grasas animales con estudios demostrados que son nocivos para nuestro corazón.
    Alguien me lo puede razonar?

  2. Te explico tus dudas brevemente desde el punto de vista de los estudios que defienden la paleodieta.

    -Prohibimos los cereales porque como especie solo llevamos 300 generaciones en contacto con ellos respecto a las 76.000 generaciones que llevamos en contacto con los alimentos del paleolítico. No estamos adaptados genéticamente para digerirlos. Esto explica las intolerancias y las alergias al gluten, presente en el trigo, centeno, avena y cebada. Sin presentarse la enfermadas (celiacos) el gluten es reconocido como un extraño en nuestro intestino provocando inflamación, daña la mucosa del intestino delgado, impidiendo una digestión normal. Provocando síntomas como migrañas, gases y dolor muscular.

    -La espelta es una variedad de trigo, considerado el origen de todas las variedades de trigo, en caso de consumir alguno podría ser el mejor, aun así, contiene gluten. Aun mejor sería el trigo sarraceno (pseudo cereal sin gluten)

    -Dices que están aceptadas las mantequillas, y no es así (lo pongo en el articulo). Son grasas trans, son los ácidos graso insaturados que se encuentran principalmente en alimentos industrializados, relacionados con las enfermedades cardiovasculares.

    -Tampoco están aceptadas las grasas animales. Lo que hay que comer es carne magra, la “buena”, de animal ecológico, que contiene grasa omega 6, beneficiosa a nivel celular y hormonal y caracterizada también por reducir los niveles de las lipoproteínas LDL y HDL (comúnmente llamado colesterol “bueno”)

    Espero que el razonamiento te aclare algo, o por lo menos te haga pensar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí