Publicidad

Aplica estos consejos la próxima vez que tengas que correr indoor para sacarle el máximo provecho al entrenamiento y que sea más ameno.

¿Hace mal tiempo y no te apetece salir a correr por qué te toca hacerlo en cinta? Te dejamos algunos consejos que seguro que te ayudan a mejorar esto.

1. Mitad dentro/ mitad fuera

Si no es peligroso salir a la calle, únicamente hace mucho frío o llueve un poco, puedes combinar entrenar dentro y fuera para hacerlo más ameno. Por ejemplo, puedes hacer todo el calentamiento indoor y salir a fuera para hacer las series, o al contrario, hacer la primera parte del entrenamiento en el exterior, y acabar más cómodo y calentito en la cinta. La estrategia de dividirlo hace que sea menos intimidante mentalmente.

2. Sal de la monotonía

Hacer un entrenamiento largo en la cinta puede ser muy monótono y aburrido, por eso, si al final has decidido hacer el entrenamiento completamente indoor, es recomendable ponerse música, escuchar un podcast o ver algo en Netflix o Youtube.

Publicidad

3. Controla la técnica

Intenta elegir la cinta del gimnasio que tenga un espejo delante, o si estás en casa, intenta colocar uno, así podrás ir viéndote durante el entrenamiento y podrás intentar corregir algunos aspectos técnicos. “Puedes mirar cosas como tu forma de pisar, hombros y balanceo de brazos”, comenta el entrenador Angie Spencer. “A veces, lo que pensamos que parecemos cuando corremos es muy diferente de lo que realmente parecemos. Solo asegúrate de no estar demasiado distraído y mantente a salvo”.

4. Pon un temporizador

“Cuando las cosas se ponen difíciles para mí personalmente, me gusta poner un temporizador en mi teléfono por un tiempo determinado”, comenta el entrenador Shodan Rodney sobre uno de sus trucos favoritos para la cinta de correr. “Soy solo yo contra ese reloj. Si me digo a mí mismo que voy a correr durante una hora y corro durante 15 minutos, no lo veo como “he hecho 15 minutos, buen trabajo”. Es como si me decepcionara. Es hacerte responsable, e incluso si tenías la intención de mantener un cierto ritmo durante una hora y no pudiste, igual acabas esa hora”.

5. Sé consciente de tu objetivo

“Siempre piensa en tus objetivos: ¿cuánto lo quieres?”, explica Rodney. “Si tienes una meta, entonces todo lo demás es solo parte de ese proceso para llegar a ella”. Tal vez tu objetivo sea la próxima carrera, o simplemente terminar tu primera carrera. También podría ser algo más estético como perder peso o simplemente mejorar la salud en general o disminuir el estrés y la ansiedad. Sea lo que sea, tenlo en cuenta cuando las cosas se pongan difíciles.

6. Sé flexible

Por ejemplo, va a llover mucho o nevar el sábado cuando tenías pensado hacer tu rodaje largo. Sí, podrías correr la totalidad o la mitad de esos kilómetros en la cinta. Pero, ¿puede ser que el clima sea mejor el lunes y que puedas reorganizar tus cosas para poder salir más tiempo al aire libre el lunes y el sábado hacer los 5 km de “recuperación” en cinta que tenías pensado hacer el lunes? “Hay margen de maniobra en los planes de entrenamiento y no tiene que ser al 100% según lo planificado”, dice Rodney.

Publicidad