Publicidad

Los entrenamientos suaves son aquellos entrenamientos olvidados que pensamos que no sirven y son más importantes de lo que parece

Ese compañer@ de entrenamiento que te dice “hoy salgo suave”, posiblemente tenga su propia planificación, y de verdad le toque suave, o no, quizás esté dando tiros al aire y te quiera hacer sufrir ese día… Incluso puede que ir suave para el/ella sea ir fuerte para tí, hay muchos matices.

Publicidad

Cada uno tenemos nuestras zonas de entrenamiento que debemos de respetar para seguir evolucionando cada mes, lo que hay que tener claro es que, si el entreno es suave, hay que hacerlo suave, ya que los entrenadores buscamos unas adaptaciones u objetivos específicos con esos entrenos, como podría ser usar ese entreno como recuperación activa/regenerativo.

¿POR QUÉ ES IMOPORTANTE EL ENTRENAR SUAVE?


Si te digo la verdad, para mí, salir a correr suave me cuesta, de hecho, muchas veces aprovecho para salir con alguien o en grupo para controlarme un poco. En bici me pasa lo mismo, y por ello, el finde suelo aprovechar para salir en grupeta… Un grupo de ciclistas que sepas que que te van a llevar bien, no el grupo que sabes que van a darte un palo en todas las cuestas que aparezcan en la ruta.

Si no tienes en cuenta tu descanso o recuperación activa,  ¿Crees que vas a recuperarte bien para poder darlo todo esos días de “calidad”? o por el contrario, ¿Acabarás con más fatiga aún y llegarás a esos días de “calidad” muy cansad@?

¿CÓMO SÉ SI VOY SUAVE O NO?


Los triatletas somos propensos a pasarnos de rosca, así que te dejo estas herramientas para controlarte:

  1. RPE: Posiblemente lo hayas usado sin saberlo. Imagínate una escala del 1 al 10, tu percepción subjetiva de ese entreno suave tiene que ser de un máximo de 6…
  2. Pulsaciones: ¿Conoces tus zonas de entrenamiento por pulso? Un entreno suave o regenerativo, es ir en R0 o R1 como máximo… Te dejo aquí un regalo para que sepas sacarte tus zonas de entrenamiento y puedas sacarte el máximo partido cuando llegue el momento.
  3. Ritmo: Puedes hacer un test para sacar tu VAM, y obtener tus propios ritmos de entrenamiento de carrera. Contáctame y te cuento cómo hacer ese test y ser realistas con los ritmos que te impones en tus diferentes entrenos.
  4. Vatios. Cada vez más corredores tienen un potenciómetro tanto en ciclismo como en carrera, es una herramienta que es muy objetiva y útil tanto para el entrenador como para el deportista, ya que, también puedes sacar tus zonas de entrenamiento y te dará igual si hace frío, calor o viento, que los vatios serán fiables… Más adelante profundizaremos. El único “pero” es la inversión en el potenciómetro, y luego, saber sacarle partido de verdad.

¿CREES QUE DEBERÍAS CONTROLARTE MÁS?


No olvides que aquí tienes mi herramienta para sacar tus zonas de entrenamiento por pulsaciones.

Publicidad