Según apunta La Gazzetta dello Sport Barcelona acogerá la salida de la ronda gala en 2026.

No existe una oficialización por parte del Tour de Francia o de ASO, pero este 03 de mayo el periodista italiano Ciro Scignamiglio de La Gazzetta dello Sport ha asegurado que según sus fuentes Barcelona albergará la Grand Départ de 2026.

Una noticia positiva pero no sorpresiva y es que a lo largo de todo el 2023 el organismo municipal confirmó la intención de organizar la salida del Tour de Francia de forma inminente, en un plazo que fijaban entre 2025 y 2028.

Probablemente, lo que todo parece indicar es un secreto a voces no se formalizará hasta el próximo otoño, pero tal y como recoge el diario La Vanguardia, el consistorio ha respondido afirmando que la negociación “va por buen camino”.

LA INTERNACIONALIZACIÓN DE LA GRAND DÉPART Y EL VÍNCULO VASCO-CATALÁN


Si finalmente Barcelona alberga la “Grand Départ” en 2026, el Tour de Francia daría continuidad a la tendencia por la que se ha regido en los últimos tiempos, la internacionalización de su primera etapa. Tanto es así, que en el lustro que engloba el período 2022-2026, cuatro serían las ciudades y países foráneos que gozarían de dicho privilegio (Copenhague 2022, Bilbao 2023, Florencia 2024 y Barcelona 2026).

En términos generales, sería la vigesimoséptima de 113 ediciones que partiría fuera de las fronteras francesas. La tercera en “casa” tras Donosti 1992 y la ya mentada en la capital vizcaína (demostrando el fuerte arraigo de Euskal Herria con el ciclismo) y el estreno de Catalunya en estas lides organizativas.

BARCELONA & TOUR DE FRANCIA UNA RELACIÓN CON MÁS DE MEDIO SIGLO DE UNIÓN


De confirmarse, la Grande Boucle por excelencia regresaría a la Ciudad Condal diecisiete años después de su última visita. El 9 de julio de aquel 2009 Catalunya vivió una jornada festiva que tuvo como protagonistas a la ciudad de Girona (salida) y Barcelona donde se impuso el sprinter noruego Thor Hushovd. Un día después, la capital catalana despidió a unos ciclistas que tenían como destino la estación de esquí andorrana de Ordino-Arcalís.

Pero aquellas jornadas no habían sido las primeras del Tour de Francia en suelo barcelonés, tampoco las segundas. En un contexto idéntico (final etapa – inicio etapa), el pelotón llegó desde Ax-les-Thermes a suelo catalán en la edición de 1965, para después partir hacia Perpiñán. Pero para encontrar el inicio del idilio de Barcelona con la vuelta gala, hay que remontarse al año 1957. Y lo hizo con esas tres mismas poblaciones involucradas. De forma inversa a la de los años sesenta, en aquella ocasión el Tour planteó una etapa de doble sector cuya primera parte enlazaba Perpiñán con Barcelona, para completar la jornada con una contrarreloj individual en el circuito de Montjuic. Posteriormente, y tras pasar el segundo día de descanso en territorio catalán, la carrera retomó el pulso hacia Francia con la etapa Barcelona – Ax-les-Thermes. La cuarta visita parece cuestión de un par de años.