La Tramuntana, más brava que nunca en l’Estartit, recibía una jornada de puro triatlón con 300 participantes que ganaron dos de los triatletas más en forma del momento

La tramuntana presentaba sus credenciales para ser el rival más duro de una jornada que se auguraba épica por el temporal de viento que acechaba la costa catalana.

Y así fue, con la última parada del circuito Olympic, antes del Half Ametlla de la mano de 100×100, que ha estado al frente de la recuperación del triatlón en unos momentos donde apostar por el deporte seguro ha sido una verdadera reivindicación de buen hacer y un ejemplo de cómo debe de mantener la seguridad en las carreras en este nuevo periodo.

Desde ya hace años, la localidad catalana es uno de los iconos del fin de la temporada de triatlón, donde participan todos aquellos que quieren gozar del escenario único que es la salida desde las Illes Medes hasta el puerto de l’Estartit (circuito modificado este año por seguridad).

Además, le sigue el rapidísimo circuito ciclista, que discurre dentro del Parc Natural del Montgrí, donde los triatletas pedalan pasando por los pueblos con más encanto de l’Empordà, como son Ullastret, Palau-Sator, Peretallada… 40 kilómetros dónde es posible encontrar el equilibrio perfecto entre un buen asfalto y unos parajes naturales únicos, que este año contaron con la compañía de uno de los rasgos característicos de la zona; la Tramuntana.

La carrera a pie pone la guinda al pastel, con un recorrido en el que el Passeig Marítim se llena de público que anima al triatleta en su último sector.

Un triatlón para el recuerdo, con una apuesta segura para el deporte por parte del Ajuntament de Torroella de Montgrí, que facilitó la celebración de una fiesta del trideporte, en la que todos los participantes coincidieron en felicitar a las entidades organizadoras por la logística y la buena gestión de la carrera.

Los dos ganadores, a la par en el agua. Pello Osoro, seguido de Laura Gómez separados por pocos segundos al fin de los 1500m de natación.

El Parc Natural del Montgrí i Baix Ter fue el mejor escenario para disfrutar del deporte seguro y de la promoción de la zona como una de las capitales del trideporte en la Península

Triatletas de toda Catalunya y España remataban en el Passeig una jornada dónde tanto tanto la organización como el Ajuntament de Torroella y L’Estartit, hicieron un trabajo perfecto para sacar adelante un evento de tal magnitud, a pesar de las circunstancias.

Triatlón y família, la excusa perfecta para pasar un magnífico día en l’Estartit.

Resumen de la carrera

Categoría masculina

Como era de esperar, el triatleta de Zone3 Guillem Rojas, se encargaba de abrir el tramo acuático saliendo en solitario a por el segmento de bici, dónde los grandes perfiles de carbono jugarían como armas de doble filo por su efecto para viento.

Ya en el sector de ciclismo, Rojas sería cazado por Pello Osoro, que salía unos minutos por detrás, pero que hacía valer su fuerza sobre las dos ruedas, para coger la cabeza de carrera y soltar al catalán, para bajarse con 45” de renta a correr. Dicha ventaja se mantendría hasta la meta, donde le acompañarían Guillem Rojas y Roger Manyà.

Pello Osoro acudía a la carrera con la vista puesta en el IRONMAN Cascais donde espera poder competir el próximo 7 de noviembre.

El vasco ya ha retomado sus entrenos de carrera a pie con toda normalidad, después de estar un mes y medio en el ‘dique seco’ antes de correr en Bilbao. Sin embargo, y al más puro estilo Osoro, el triatleta de Eibar vencía en la Subida a Arrate Igoera al cabo de una semana, y a los 14 días vuelve a levantar una línea de meta, esta vez en un olímpico sin drafting.


Categoría femenina

En mujeres, guión de cine para la flamante Campeona de España de Media Distancia, Laura Gómez, que después de su triunfo hace 7 días en Platja d’Aro, volvía a calzarse las zapatillas para vencer con mucha autoridad en l’Estartit.

Gómez se conseguía colar dentro del top 10 de la general, después de que una buena natación la dejase ya al frente de la prueba -con salida conjunta por motivos de seguridad- por lo que Laura tuvo referencias durante toda la bici.

De la misma manera que en sus dos últimas competiciones, el segmento ciclista le sirvió para abrir aún más diferencias sobre las perseguidoras, que tan solo la verían en meta, puesto que la triatleta de Sabadell no aflojaría hasta cruzarla. Sus compañeras de podio serían Judit Ugas y Carmen Rodríguez.

Con la victoria de ayer, Laura Gómez apura los últimos cartuchos de una temporada brillante, donde la catalana ha explotado en todos los segmentos y ha conseguido una madurez y una regularidad, que sin duda, la posicionan como la rival a batir en las próximas carreras del calendario.

 

Comentarios

comentarios