Publicidad

La victoria de Marino Vanhoenacker en el Ironman Mont Tremblant y los resultados en el Ironman 70.3 Dublin dan la anhelada plaza al Campeonato del Mundo a Carlos López.

https://www.skechers.com/es-es/styles/shoes/performance?category=%2Fshoes%2Fperformance%2Fgorun

Un largo y tedioso camino para el mallorquín que arrancó a finales de septiembre de 2016 cuando Carlos López, padre de familia, trabajador de 40h semanales y con una hermana menor a su cargo inscribía su nombre en la prestigiosa lista de triatletas con victoria en Ironman en categoría élite en su currículum.

Seguramente en sus condiciones, sería el único con lo que se ganó el cariñoso apodo de “el triatleta del pueblo” ganándose el cariño de los aficionados, más allá de las fronteras de las Islas Baleares y el respeto del triatlón internacional.

Seguramente Carlos, su compañera Noemí,  el pequeño David y todos sus amigos y familiares recordarán el 20 de agosto como uno de los domingos más angustiosos de sus vidas. Con el ordenador a una lado, la calculadora y mucha mucha esperanza han visto hoy como cumplido un sueño. El sueño de Kona.

Publicidad

Aún no me lo creo, hasta que no tenga los billetes en la mano no me hago a la idea” me comenta Charly en una llamada que acabo de colgar momentos antes de colgar este artículo al que tantas ganas le tenía.

Y es que, Carlos López es así, humilde, discreto y sencillo, un mix combinado con una tremenda calidad, el apoyo de los suyos y el trabajo en la sombra de su y entrenador Carles Tur.  Fueron compañeros de instituto en la adolescencia y su relación se ha prolongado en el tiempo hasta compartir juntos esta gesta en forma de Campeonato del Mundo Ironman. Una historia que narraremos más adelante. En el camino tendré el honor de narrar las desventuras de un mallorquín padre de familia, trabajador de 40h semanales y con una hermana menor a su cargo en la élite del mundo en Kailua Kona, Hawaii

Felicidades Charly!

Publicidad