Publicidad

El postureo fue definido por el pragmático aunque poco reglado diccionario 2.0 como el afán de aparentar, fingir una actitud o bien exagerarla. En triatlón adoptamos el término tripostureo y lo llegamos a elevar a límites insospechados. Incluso alguna web le dedicó articulos especiales.

Nos referíamos no hace mucho con un tono sarcástico, peyorativo o muy negativo en función de si el individuo “ejecutor” estaba delante, a escasos metros, o lejos de nosotros. Se le reconocía por llevar un pack completo (compresivas-visera-gafas-zapas  técnicas-camiseta finisher) aunque fuera para salir a cenar la noche antes de la competición  y, no nos engañemos, de este pack casi todos hemos cargado un mínimo del 50% del mismo en un momento u otro.  Más que una moda era una plaga. Es más, se rumorea que hubo un caso de abuso compresivo que le hizo saltar los dos testículos (entiéndase los huevos) a un ciudadano alemán en el briefing de un evento triatlético en Mallorca.

Sin duda, el tripostureo estaba en todas nuestras conversaciones y llenaba los hastags de muchos triatletas y amagos de triatletas. Servía para criticar al amigo que no tenía tiempo para entrenar porque debía echar horas extras para pagar la cabra “tope de gama”, otro concepto a analizar, ¿verdad?

¿Qué ha pasado? ¿Ha muerto el tripostureo? La respuesta es no, no ha muerto…¡LO HEMOS ASESINADO! ha sido un crimen gestado poco a poco en el que el populus ha normalizado ciertos hábitos. Hemos sucumbido a las marcas y ya no sabemos discernir entre el tripostureo y la realidad. Hemos dejado de ser objetivos para ser esclavos de las Nosa Tri 8, 9, 10… ∞. Tenemos calcetines L y R ( izquierdo y derecho para los de la ESO) , utilizamos una lenticular aunque sople la tramuntana (viento catalán muy fuerte que toca los huevos.También los inflados del alemán del briefing en Mallorca)  y un sinfín de etc que hoy ya no son objeto de nuestras ironías sino que son ya parte de nuestra cotidianidad.

Publicidad

Yo me confieso fan del tripostureo y si algún día puedo hacerlo, prometo comprarme una lenticular para ponerla hasta en la subida al Alpe d’Huez o Embrunman, me haré con las Nosa limited edition y prometo no ponerme el calcetin L en la derecha y la R en la izquierda nunca más.

 Foto: Competitive Image

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí