Las duras temperaturas habrían hecho que el catalán sufriese de problemas físicos para seguir adelante con su asalto al récord de más distancia recorrida a pie en 24h

Hace apenas unos minutos que Kilian se encuentra tumbado en la misma línea de meta del Måndalen Stadion, dónde se ha detenido tras vomitar. Desde ese momento, está siendo atendido por su equipo médico.

Según informa la cuenta de Instagram de Salomon Running, el deportista ha acusado de dolor en la rodilla derecha, por lo que su fisio habría intervenido para tratar la zona.

Hasta el momento, habría recorrido casi 135 kilómetros, y le quedarían aún 13 horas corriendo y cerca de 170km para hacerse con el récord de Kuoros.

Las duras condiciones a las que se enfrentaba parecen haber hecho mella en el cuerpo del ultrafondista, ya que en estos momentos está por debajo de los -2º.

Por el momento, hay otros deportistas que aún aguantan aún en la pista, con Sebastian Conrad a ritmo de récord.

Comentarios

comentarios