Publicidad
Esta nueva entrada en nuestra web es un homenaje a nuestras parejas, esos o esas santas que nos soportan nuestras manías, hábitos y demás con una paciencia infinita. El texto viene desde el blog www.corroluegoexisto.com y creemos que es de lectura obligada. Gracias Montse por ilustrarnos con tu ironía y sarcasmo.

Tener un marido ”loco” del running es toda una experiencia, un tobogán de estados de ánimo.

Al principio cuando le ves embutido en su chándal de los domingos te apiadas de él, le miras y le sonríes mientras piensas: probrecillo no va a aguantar ni dos días.  Y más aún cuando el primer día de “su nueva vida” vuelve, rojo como un tomate, a los cinco minutos de haber salido por la puerta de casa.

Pero poco a poco, empiezas a preocuparte, hay “otra” en casa o más bien dicho hay “otro” (el running) casi sin darte cuenta tu casa se va llenando de revistas de running, de camisetas feas, muy feas, de carreras, la habitación “de la música” ahora huele a réflex. En vuestras conversaciones aparecen desconocidos como Gebrselassie, Chema Martínez, Carles Castillejo y nuevos conceptos como tirada larga, series, técnica de carrera,etc. de los que nunca habías, “ le habías”  , escuchado hablar pero que ahora son monotema recurrente.

Tanto es la pasión y las ganas que le pone que pasas a admirarle y más cuando te dedica artículos como el de , lo ha conseguido! Al principio dudaste de él, ¡ todos dudamos de él! Pero lo ha conseguido … ya lleva tres maratones en las piernas!

Publicidad

Tan feliz le ves que quieres intentar, o cuento menos comprender, sentir lo mismo, así que un buen día te armas de valor y le preguntas: ¿ me ayudas a comenzar a correr? Y él con una sonrisa de oreja se pone, de inmediato, manos a la obra: planes de entrenamiento, visita a la tienda de running, zapatillas, ropa, lecciones de running,… todo hecho con el mejor de los propósitos pero que sin querer ejercen sobre ti una presión que no es lo que buscabas  y que, tras un inicio prometedor, en dos semanas comienzas a ir dejando hasta que el running vuelve a desaparecer de tus proyectos de “año nuevo”.

imágenes de www.baltimoresun.com y bodasoriginales.net

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. Tres bicis en casa, zapatillas ( fosforitas por supuesto) cascos, tritrajes, neopreno… si no puedes con tu enemigo unete a el, yo soy una vaga, pero el traje del equipo me lo he comprado enterito para animar donde quiera que va. En fin que seria de ell@s ell@s sin nosotr@s

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí