Publicidad

El canadiense ha decidido prescindir de los servicios de David Tillbury-Davis para regresar a sus orígenes, marcados por el entrenamiento indoor y las palizas épicas

no en vano, su mejor resultado en el Mundial de Kona fue en 2017, cuando precisamente estaba entrenando con Tillbury-Davis

En su habitual video previo a una carrera -Ironman Copenhague- de este fin de semana, Lionel Sanders develó que desde hace unas semanas, está siguiendo la senda de vuelta a sus orígenes, de la manera que se hizo conocido y mediático en el mundo del trideporte.

Todo ello, significaría una ruptura con Davis, con quién Sanders ya había trabajado en 2017, año en el que sólo un pletórico Patrick Lange pudo arrebatarle su sueño.

Publicidad

Sin embargo, unas semanas después de esa carrera, separaron sus caminos. Dos años después, Sanders anuncia lo mismo a través de un video de YouTube.

El video comienza con Lionel en un tono bromista, cruzándose whatsapps con su “entrenador” Cameron Wurf, en la que hablaban de la preparación del de Canyon para su intento de clasificar a Kona.

Lionel viene cargando muy fuerte para Copenhague, con ciclos de 6 días, encadenando dos días muy largos con otro moderado.

Además, y cómo era habitual de verle hace unos años, ha regresado a su ‘pain cave’ para simular las temperaturas de carrera y clavar la nutrición.

Asimismo, el trabajo de técnica en el agua -sector dónde Sanders parece haber conseguido, al fin, el nivel que buscaba- está tomando importancia en sus sesiones, algo que también era común de ver en sus primeras etapas.

“Siento que he pasado una temporada atrapado por el miedo”, aseguraba Sanders. “Miedo de sobreentrenarme… Cuando estando ‘sobreentrenando’ es cuando mejor he competido. Así que tenía que hacer algo al respecto.

Sanders volvió a reafirmarse en que su objetivo no es el slot, sino que su enfoque está en hacer una maratón sólida..

Finalmente, el de Widnsor repasó su calendario; Después de Copenhague, estará en la Collins Cup, en Samorin. Luego regresará a Arizona para otra bloque de entrenos antes de prepararse para el Mundial de 70.3 en St. George. Si clasifica para Kona, repetirá el ciclo de entreno en Arizona, y sino, destinará sus fuerzas en el IM Sacramento.

“Quiero volver a la ‘vieja escuela’, que es nadar lo mejor que pueda, destruir absolutamente el sector de bici, y aguantar cómo pueda a pie.” dice Sanders. ”He hecho tonterías y debo escuchar más lo que pide mi cuerpo, ha llegado el momento para volver a ser yo mismo.”

Publicidad